Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Noiseground Festival

Día 1 - A Puras Válvulas

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Jose Fuño

06 de Septiembre, 2013

Día 1 - A Puras Válvulas

El primer día del festival Noiseground, coronado por los Sick Porky, dio el puntapié para tres fechas inolvidables en el Uniclub.

Todo comenzó a las 19, bien temprano, con los Dead Rooster quienes llenaron de doom el escenario abriendo la segunda edición del Noiseground, esta vez celebrada en el Uniclub del barrio de Abasto. Luego llegó el turno de Los Antiguos, una superbanda bien poderosa, formada por Pato Larralde (vocalista de Sauron) David Iapalucci (guitarrista de Anomalía) Sergio Conforti y Mow Houdin (respectivamente, guitarra y bajo de Avernal) y Pablo Huija (voz Cruz Diablo, baterista en Los Antiguos).
 
El grupo llenó el espacio de stoner, trash y metal. La voz de Pato se mete en la cabeza del público como si fuera un personaje de Tolkien que nos guía hacia donde tenemos que ir. El show transcurrió con los temas del EP editado recientemente, con las guitarras de David y Sergio trazando el camino para que circulen las historias contadas por Pato, mientras que el bajo de Mow y la bata de Pablo aportan la oscuridad y el sonido agresivo. Sobre el final, Pato agradeció a la producción y con un gesto dio la orden para "Hecho a mi medida".
 
Los corazones todavía palpitaban y sólo habían pasado dos bandas. La inyección es letal, porque la organización te garantiza que cuando apenas te estás recuperando de una banda, aparece la siguiente. Así llegó el turno de los Cobra Sarli, quienes acaban de editar su disco Cobra Sarli - Vol 1, y aprovecharon para venderlo en el festival a precio especial. La banda liderada por el cantante Lucas Kapovic, nos recuerda un poco a Velvet Revolver y las mujeres son la temática de fondo de pantalla: el mensaje es claro y cierran con "Coche, ruta, droga, nena".

Una cumbia ranchera invade el Uniclub. ¿Qué? Sí, se escuchaba "Yo soy narcotraficante" en tono centroamericano. Los entendidos sabían que estaba por llegar The Killing, o como ellos se definen, la banda más hija de puta de Buenos Aires. Se formaron en el 2007, y ya tienen tres discos en su haber, giras por México y Europa, suenan de forma pareja, fuerte y clara, que no es un dato menor ni algo fácil de lograr. El Anticristo (voz) consigue pudrirla y que al mismo tiempo se entienda todo lo que quiere decir. 

Abrieron con "Evolución de la violencia" y entre los primeros temas pasaron "La nación de la muerte" y "Excluidos" del disco Maldito y Caótico (2011). "Mierda en tu cabeza", de su primer disco (Día Del Enemigo, 2008) voló pelucas a lo loco, y sobre el final, el escenario estaba al palo con "Buenos Aires en llamas" y "América Sangrienta", preparando el terreno para decapitar: el mismo Anticristo lo dice en "Sus cabezas rodarán a la mierda".
 
Aunque parecía que el público podía quedarse ahí muchas horas más, sólo faltaba Sick Porky, el postre de la velada. Pese a compartir escenario, cada una de las bandas manejó su propia estética en cuanto a visuales y luces, y con una psicodélica pantalla verde y luces en el mismo tono, los chicos de Sick Porky ya estaban sobre el escenario. La banda se encuentra grabando su tercer disco,y aprovechó para recorrer algunas de las canciones de Ancestral (2006) y Origen de fuego (2010).

Los quince años de carrera se notan en la seguridad con la que toman la posta de la noche. El año pasado se incorporó un guitarrista más, Leandro Mousseaud (sí, tres violas), así que sobre el escenario todo suena muy poderoso: las otras dos guitarras, a cargo de Jeremías Stutz y de Mariano “El Tata” Martínez, generan riffs protagonistas y voladores, mientras Leandro Spatola en el bajo y Sebastián Licio en la batería crean las bases enérgicas que Carlos Villafañe recorre con su voz. Canciones como "Lo peor de mí" y "Lobo solitario" despiertan la nostalgia, que rápidamente apagan adelantando un tema de lo que será su próximo disco. Cerraron con "Pura Sangre", de Origen de fuego, recibido con una gran ovación.   

Así se fue la primer noche de un festival que dejará una marca en todos los que se acercaron al Uniclub: disfrutaron de la calidad de las bandas y de una organización exitosa, reflejada principalmente en el sonido, las luces y la puntualidad. 
TODAS LAS FOTOS