Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Indio Solari

El templo del Indio

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Beto Landoni

14 de Septiembre, 2013

El templo del Indio

Con Los Fundamentalistas el Aire Acondicionado el Indio Solari batió todos los records: más de 130 mil pesonas peregrinaron hasta el Autódromo Ángel Pena en Mendoza para el recital con más entradas vendidas en Argentina.

"Además de tu sonrisa, además de tus dolores..." El además hace la diferencia entre miles de emociones que llevan a ser parte del templo del Indio: un lugar donde hay un orador, un poeta que se vuelve vulnerable y grande al mismo tiempo frente a miles de personas que esperan con ansias esas pocas fechas en el año para escucharlo en vivo, para encontrarse entre ellos (aunque sea la primera y última vez que se vayan a ver) y compartir la alegría de lo que están viviendo.

Esta vez el reencuentro fue en Mendoza, paradójicamente en "la ciudad que no llueve", donde las bajas temperaturas y la lluvia constante hicieron replantearse a más de uno el por qué de su presencia. La respuesta duró casi dos horas y media por cada una de las más de 130 mil personas (la cifra exacta pasa a formar parte de la larga lista de mitos ricoteros) que probablemente se cuestionaron lo mismo, pero igualmente estaban ahí haciendo entender al otro sólo con su presencia el fenómeno que se estaba viviendo.

A las 21.50 se apagaron las luces y la clásica voz en off presentó al Indio y Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, antes de sorprender con "Luzbelito y las sirenas", seguido de "El templo de Momo" y “Ceremonia en la tormenta”. Inentendiblemente, durante los primeros minutos del recital cada latido va al pulso de la melodía, como si el sentido del alma estuviera detectando qué sucede para poder poner a prueba a los demás sentidos. El clima no daba para estar con la pelada al aire por eso el Indio optó por un look diferente: gorrito y gafas; algo así como la cruza del Chavo del 8 y el famoso aviador Saint Exupery. De todas maneras, no había manera de no padecer el frío, y varias veces se quejó del viento que que le estaba pegando de frente.  
 
Las primeras palabras del Indio fueron para confesar que estaba emocionado, porque había más de una ciudad entera dentro del predio y se trataba del recital con más entradas pagas en la historia del rock nacional. Argumento más que válido para estar agradecido, él es el causante de que la utopía de la independencia musical sea real, sea un logro. Si bien dos veces el ex redondito pidió algunos segundos para limpiar el escenario que estaba mojado por la lluvia, eso no fue impedimento para que la fiesta siguiera. 
 
Si el quinto tema era "Todo preso es político" (toda una rareza en esta etapa solista), el sexto “La hija del Fletero” y el siguiente, “El tesoro de los inocentes”, la noche prometía e iba a sorprender. Así llegaron clásicos y no tanto, como "El arte del buen comer", “Gualicho”, donde Sergio Colombo (en saxo) y Miguel Angel Tallarita (en trompeta) se lucieron, “Las increíbles andanzas del Capitán Buscapina en Cybersiberia”, y el inesperado, un poco desafinado, pero igualmente hermoso “Blues de la libertad”.
 
 Mensajes directos

Mucho se habla de la difícil interpretación de varias de las letras de Los Redondos. Sin embargo, a la hora de opinar de la realidad, de los cambios de la sociedad, y de seguir culturizando a la sociedad no desde la poesía -como suele hacer en sus recitales y entrevistas-, el Indio es claro, concreto, convincente y sigue dando palos donde sabe que va a molestar.
 
Así como en tiempos del Stud Free Pub el Indio recomendaba a los aficionados al arte que vayan a ver a los artistas que estaban exponiendo sus obras allí, esta vez antes de tocar “Pabellón Séptimo" recomendó un libro relacionado a la historia de ese tema: “Para los que tengan el hábito de la lectura ha sacado un libro una escritora que se llama Claudia Cesaroni que estaría bueno leer sobre la masacre en el año 78 en el Pabellón Séptimo en Devoto... leanló  y se enterarán de las verdaderas razones de la masacre que hubo ahí”.

Más tarde, antes de cantar "To beef for not to beef", habló de esos que se fueron por “el puto ruido, ese del futuro allí": “Al final teníamos razón. Están volviendo, están volviendo esos compatriotas de los exilios que fueron, a buscarse un mejor futuro, están volviendo porque quizás el futuro no esté allá, esté acá. Por ahí está canción decía algo que le escribí a algún tipo de verdad, cantémosla juntos”. El último y quizás el más provocativo fue el “6-7-8” que se escuchó antes del solo de "Ji ji ji", casual (o causal) mente el único tema que le había permitido transmitir en directo a La Viola, el programa de la señal TN...¿Le habrá sacado alguna carcajada al monopolio? 

El recital más convocante del IndioSolari tuvo mucho material de Los Redondos y una visita a los temas ya clásicos de los discos solistas. La gente que llegó desde diferentes puntos del país, por un rato largo se olvidó del frío y del cansancio y volvió a sus pagos despacito y con la ilusión de una posible misa hacia fin de año, que quizás suponga otro récord. Mientras tanto, las palabras del Indio -locuaz, emocionado-, siguen retumbando en los oídos de los presentes, mientras una pregunta parece no tener respuesta: ¿Cuánto puede mover el pogo más grande del mundo?

TxT: Solange Paz y Pablo Andisco 
TODAS LAS FOTOS