Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Alicia Keys

Una chica en llamas

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

20 de Septiembre, 2013

Una chica en llamas

Alicia Keys se presentó por primera vez en la Argentina, en el marco de su gira Set the world on Fire. En el estadio GEBA, la artista neoyorquina brindó un show contundente, en el que demostró por qué es una de las figuras más importantes del rhythm & blues en la actualidad.

Precedida por millones de discos vendidos en todo el mundo y el reconocimiento que otorgan, por caso, 17 Grammys entre otros premios recibidos, la primera visita de Alicia Keys a la Argentina generaba enormes expectativas, que se manifiesta en la gran cantidad de público que espera por su salida al escenario. Cerca de las diez de la noche, discretamente sensual y con imágenes de su Nueva York natal en las pantallas ubicadas al costado del escenario, la cantante abre el concierto con “Karma” y “You don´t know my name”.
 
Luego del casi reglamentario “¡Buenos Aires, los quiero!”, Keys comienza un recorrido sin interrupciones por su carrera musical, acompañada por un grupo de músicos de excelente nivel y una puesta en escena efectiva, en la que destacan los juegos de luces que se proyectan sobre el público. “Listen to you heart” y “Un-thinkable (I´m Reddy)” se incluyen en el primer segmento del show.
 
Del borde del escenario al piano, de allí a realizar alternativamente con uno, dos o cuatro bailarines diversas coreografías para luego volver a tomar el micrófono, todo en Alicia Keys exuda energía y elegancia al mismo tiempo. Invita al público a aplaudir, a moverse y a celebrar, en palabras propias, la vida y el amor, con la espontaneidad y el timing de una artista experimentada, a pesar de sus jóvenes 32 años.

No son muchos los artistas que logran convertir un estadio a cielo abierto en una pequeña habitación. A Keys le basta con su voz y su piano. Sola, frente a miles de personas, logra crear un clima de intimidad sin acudir a efectos especiales o cualquier otro tipo de artificio. Con cada interpretación desnuda una parte de su alma, y los espectadores reciben o despiden con calurosos aplausos canciones como “Falling” y “If I ain´t got you”.

Visiblemente emocionada, la cantante agradece el cariño recibido y retribuye ese trato con su música y su increíble voz, poderosa o delicada de un instante a otro, de acuerdo a lo que pida cada canción. Ruge cuando interpreta la canción que da título a su último disco, el quinto de su carrera, “Girl on fire” (“Esta chica está en llamas / Ella está caminando sobre fuego”), y se vuelve dulce y conmovedora con “New York”, mientras se proyectan imágenes de la gran ciudad y se despide del público argentino, tras un concierto a la altura de las expectativas previas.

Alicia Keys se presentó por primera vez en Argentina con un show dinámico y enérgico, en el que no faltaron bailarines, luces y pantallas gigantes. Pero nada de todo eso llegó a ponerse por delante de lo esencial: la música. Con su voz y su piano demostró de qué madera está hecha, y por qué es reconocida mundialmente en los géneros del soul y el rhythm & blues. Muy jóven aún y con mucho camino por delante, no quedan dudas que, si no lo es todavía, va en camino a convertirse en un clásico, en uno de esos artistas que dejan su marca registrada en la historia grande de la música.

TxT: Augusto Fiamengo 
TODAS LAS FOTOS