Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Bon Jovi

Porque pueden (o al menos tratan)

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Beto Landoni

26 de Septiembre, 2013

Porque pueden (o al menos tratan)

Presentando su nuevo disco What about now, Bon Jovi llenó el estadio de Vélez en una otoñal noche de primavera.

Corrían las 19: 30hs del jueves y el estadio de Vélez lentamente se iba llenando mientras Nickelback se asomaba al escenario apoderándose del lugar como si fuese el número principal. El sonido era impecable y los canadienses calentaron la noche con estilo y mucho rock. “Animals”, “Photograph” y la bonita “When we stand together” sonaban y eran tarareadas por el público local que le dio un muy buen recibimiento a la banda. Lanzaron remeras, tiraron papel picado y una y otra vez el blondo Chad Kroeger le repetía al público “si saben la letra, canten con nosotros”. Así las más conocidas como “Rockstar” y “How you remind me” terminaron de ebullir en lo que prometía ser una noche cargada de música. Sin embargo no todo fue así.
 
Pasadas las 20:30 una pantalla contaba los minutos que faltaban para el show de Bon Jovi. Tal vez por el cambio de sede, la cantidad de gente que colmaba el lugar, sobre todo el campo, parecía ser más de la esperada. Según el contador oficial, el estadio se llenó con 47.000 personas. Eran muchas, pero no tan bien distribuidas. El campo vip tenía mucho espacio vacío al final y el público que adquirió su entrada en campo común quedó demasiado apiñado sobre el final del estadio: tal vez un metro más de campo común hubiese hecho la diferencia para muchos.
 
A las 21:05 las luces se apagaron y sonaron los primeros acordes de “That‘s What the Water Made Me”, un tema de los nuevos para arrancar, tal vez un poco desconocido para muchos, que terminó pasando desapercibido luego del riff de “You Give Love a Bad Name”. La euforia corría por las venas, y era tanta que Jon se vio en la necesidad de detener el show unos minutos pidiendo por favor al personal de seguridad que asistiera a las chicas de la primera fila. No faltaron los “baby” o “love”, entre otros adjetivos con los que el cantante fue endulzando a la amontonada audiencia. Una vez con todos un poco más cómodos, la noche siguió su curso. 
 
La lista fue extensa y en casi dos horas de show la banda fue zigzagueando entre las viejas canciones, esas que conocemos todos, como “Raise your hands”, “It´s my life” y “Runaway”, y tocando algunas de las menos radiales como “Lost Highway” del 2007 o “Because we can” de su reciente placa.
 
Fue una larga noche, donde se sintió, y mucho, la ausencia de Richie Sambora. El liderazgo y la trayectoria de Jon Bon Jovi son indiscutibles, con 12 discos bajo la manga y más de 30 años haciendo música es difícil cuestionarle algo, pero la realidad es que la falta de Sambora en el escenario se siente. El duo Bonjo-Richie supo manejar una química infalible durante tanto tiempo, que por más correcto y virtuoso que sea su reemplazo Phil X, la realidad es que apenas logró tener algunos momentos de reconocimiento en el escenario. El más notorio de la mano de la encantadora “Wanted dead or alive”. 
 
Otra de las cuestiones que no estaba en los cálculos del público local eran los problemas de salud de Tico Torres que terminaron de traer a Buenos Aires a un anónimo Rich Scannella, hundido en la oscuridad del escenario a quien ni siquiera le dieron una toma de las cámaras del estadio y sin embargo, a pesar de ser un músico de sesión, fue uno de los que mejor sonó.  
 
Por momentos el concierto estuvo cargado de mucha energía, el público ayudó, y mucho, cantando casi todas las canciones, y sobre todo tapando por momentos la gastada voz de Jon Bon Jovi, que se sintió un tanto pobre en temas como “In these Arms” y “Keep the Faith”. Por suerte la otra parte original de Bon Jovi, el tecladista David Bryan, supo acompañar con sus coros, la gran mayoría de las canciones. 
 
La noche cerró con “Have a Nice Day” y “Livin´on a Prayer”, que  terminaron de hacer explotar al efervescente público; y a pedido de la gente, la bellísima “I´ll be there for you”, canción para estadios por excelencia.
 
Bon Jovi volvió una vez más a nuestro país. Tal vez no fue su mejor show, ni su mejor momento como banda, pero supo hacer feliz a su público que una vez más eligió llenar un estadio, cantar sus canciones y festejar su música.

TxT: Anabella Reggiani 
TODAS LAS FOTOS