Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pepsi Music

Dia 8 - Con la aplanadora averiada

Cronista: Gentileza: Juan Ignacio Babino | Fotos: Beto Landoni

17 de Octubre, 2005

Dia 8 - Con la aplanadora averiada

Divididos cerró la octava noche sin convencer del todo a los presentes, Catupecu Machu se encargó de dejarle el escenario al palo y el show de Intoxicados había despertado a Obras pero “la aplanadora” nunca llegó

“Es la guitarra de Lolo”, el líder de Catupecu Machu gritó la frase más mencionada durante el año por los rockeros a la hora de burlarse del pop de Miranda!

Pero daba la casualidad que el mismísimo Lolo estaba en el campo y había ido a ver (¡oh! Sorpresa) a la banda de los hermanos Ruíz Díaz. Al final, ofendido y en un costado, terminó siendo el músico popero uno de los pocos que no saltó ni cantó con la poderosísima presentación catupequense.

“Óxido en el aire” fue el demoledor comienzo que eligieron los Catupecu para ver un “Obras a diez centímetros del suelo”, continuando con “Y lo que quiero...” y rematando el triplete con “Origen extremo”.

Nunca nadie se queda afuera de los clásicos pogos que genera “Dale!”, desde la valla hasta el fondo todos se ven obligados a saltar como nunca y el Pepsi no fue la excepción. En una (también clásica) extensísima versión ese tema se llevó el mayor agite de la jornada.

Antes, en el mismo escenario, Intoxicados había dado un show aparte, en realidad fue “Pity” Alvarez el que demostró ser un frontman diferente. “¿Cuánto tiempo nos queda?” -preguntó en la mitad del recital- “bueno, cuando me tenga que ir me pegaran un fierrazo en la cabeza”. Mientras presentaba sus nuevas canciones del disco “Otro día en el planeta Tierra”, recorría el escenario, cantaba en la pasarela o se iba a los camarines antes de tiempo.

La larga espera en la retirada no oficial generó un descontento generalizado, pero fue Felipe Barrozo (la joven promesa de la viola) el que con una versión de “Un beso y una flor” de Nino Bravo, devolvió la fiesta al escenario principal.

En el cierre con “¿Quieren Rock?” llegó el momento más intenso de la presentación intoxicada. Después Pity no se quería ir pero atrás ya estaban desarmando, entonces, resignado y guitarra al hombro, se fue caminando solo en búsqueda de nuevos rumbos.

Más temprano en el Indoor, Vetamadre descargaba una lluvia de canciones por momentos melódicas y por otros muy enérgicas ante gran cantidad de público que había ido a verlos especialmente. Demostraron ser otro grupo que puede declararse como revelación del festival, más allá del apoyo incondicional del cantante de Divididos.

A pesar de que les quedaba chico, La Mississippi cerró el Indoor a pleno, no había lugar para un alma más ahí adentro. Repasaron todos sus viejos éxitos y el líder recordó que eran la primera banda de blues que tocaba en Obras después de Pappo, “a él no le dedicamos una canción, le dedicamos nuestra amistad”, remató el vocalista Ricardo Tapia.

Después de toda una fecha ardiente llegaba el grupo que todos estaban esperando, Divididos. Parecía que iba a ser la frutilla del postre para un día que parecía consagrarse entre los mejores del Pepsi Music, pero las novedades fueron lo que dejaron en el tintero los ex Sumo Ricardo Mollo y Diego Arnedo.

Uno de los momentos de mayor expectativa para los fanáticos era ver como toca Catriel, el nuevo baterista. Demostró ser un verdadero carnicero atrás de los tachos y que estar al lado de dos leyendas del rock local no le queda para nada chico.

“Por el aire como un tiburón” fue la apertura acompañada por “Capo, capón”, “Rasputín” y el cover “Voodoo Chile” de Jimmy Hendrix, una de las mayores influencias de Mollo.

De repente apareció en el escenario el cantante de Las Pelotas, Alejandro Sokol, para hacer “Ala Delta”. Cuando terminó la canción Arnedo explicó que “pasó por la sala a saludar y dijo que quería cantar Ala delta, ahí lo tienen”.

Después llegó el triplete de “Paisano en Hurlingham”, “El 38” y “Sábado” que continuó con otro juego de tres comenzado por “Salir a asustar”, “Qué tal?” y el clásico de Sumo “La Rubia Tarada” que dejaron sin aire a todos sus fanáticos. Tal vez por eso en “Cielito Lindo” el agite fue un tanto tibio y no superó al de otras presentaciones donde esa canción formaba el círculo más grande de América.

Se fueron con “Mañana en el Abasto” y “Mejor no hablar” pero antes pidieron a todos los presentes que regresen a casa tranquilos.

Si fuera otro grupo estaríamos hablando de un show muy poderoso, pero Divididos es capaz de dar mucho más. Tal vez sea la hora de cambiar algunas cosas y que el título de “La aplanadora del rock” sea nuevamente enaltecido.

Día 8 - Viernes 14 de Octubre

Escenario Outdoors
Cabezones
Juana la loca
Intoxicados
Catupecu Machu
Divididos

Escenario Indoors
Charly Desidney
Vetamadre
Las Trampas de Lily
Volador G
Mississippi

Escenario 3
Gazpacho
Trust in None
TODAS LAS FOTOS