Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Horcas

Horcas vive… y en vivo, te mata

Cronista: Gentileza: Pablo Gabriel Krause | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

18 de Octubre, 2005

Horcas vive… y en vivo, te mata

A más de un año de su edición, Horcas presentó “Demencial” en El Teatro. El show dejó en evidencia el buen momento que está atravesando la banda y la potencia con la que suenan en vivo, una verdadera “aplanadora”, pero de heavy metal...

“Demencial” fue sin lugar a dudas uno de los mejores discos del último año, y presentar una producción de estas características no es una tarea menor, teniendo en cuenta el sonido y la potencia que el disco refleja en cada tema. Sin embargo, esto no pareció un obstáculo mayor para Horcas, una banda que después de una larga sucesión de adversidades, logró ganarse un merecido lugar de respeto en la escena del heavy nacional.

Antes de que Walter Meza y compañía llegaran al escenario, Vorax actuó como soporte y presentó varios temas de su última placa, para terminar de comprarse al público con una respetable versión de “Enter Sandman” –clásico de Metallica- que terminó de poner en clima a los presentes, que ya coreaban “Horcas, lo más grande del heavy nacional”.

Quince minutos nos separaban de las diez de la noche cuando el local de Lacroze y Álvarez Thomas quedó en perfecta oscuridad. Desde el escenario, tenues luces rojas iluminaron la salida de Guillermo de Luca, que se acomodó detrás de los parches mientras el resto de la banda salía a escena y arrancaba –como en el disco- con “El Agite” .

En bloques de tres o cuatro temas, la banda fue intercalando canciones del nuevo álbum con viejos clásicos. El tiempo transcurrido entre la edición del disco y su presentación tuvo un efecto favorable, ya que la gente coreó los once temas de “Demencial”, sobre todo “El Necio” y “El Final”.

Clásicos, los hubo de todas las épocas, “nuevos” como Esperanza, Mano Dura y Sueños (dedicada por Walter Meza a sus hijos), y viejos como Solución Suicida, Devastación y Vencer, en homenaje a Pappo y a Osvlado Civille, para cerrar finalmente con el aclamado clásico de V8, Destrucción.

“Tuvimos que pasar tanto sacrificio para ganarnos el respeto de ustedes” , dijo Walter Meza, en clara alusión al “Comando Osvaldo Civille”, un grupo de viejos fans de Horcas que, luego de la muerte de Civille, concentraban sus esfuerzos en insultar a la banda durante sus presentaciones.

El tiempo permitió que Horcas se fortalezca y deje atrás estos obstáculos, demostrando que –a pesar de no contar con ningún miembro de la formación original- la banda atraviese tal vez el mejor momento de su carrera, y lo acompaña con un sonido en vivo que supera incluso el de sus producciones discográficas. Conclusión, si nos viste a Horcas en vivo… todavía no viste nada.
TODAS LAS FOTOS