Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ringo Starr

La constelación de Richard Starkey

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

08 de Noviembre, 2013

La constelación de Richard Starkey

El ex Beatle dio un show magistral acompañado por su All Star Band, la cual mostró toda su calidad.

Con la separación de los Beatles en 1970, cada uno de los Fab Four encaró caminos musicales diferentes: George Harrison tomó la delantera con su inolvidable All Things Must Past; John Lennon pasó de grabar gritos primales junto a su esposa, a hacer himnos eternos como "Imagine"; mientras que Paul McCartney tras dos discos solistas, se unía a Wings. Pero para Ringo Starr la cosa no fue tan fácil, y menos en 1988, cuando se encontraba en plena pelea contra su alcoholismo y otras adicciones, todo sumado a su nuevo hobby: destrozar hoteles a lo Keith Moon. Un año más tarde, un Ringo totalmente recupedado recibió el llamado de David Fishof, con la idea de armar una banda llena de estrellas para salir de gira, y es ahí cuando nace la All Star Band, la misma que pondría al baterista de nuevo en la escena.

En esta, su segunda visita tras el show de 2011, Starr trajo la reencarnación número trece del grupo, esta vez conformado por Steve Lukather en guitarra, Gregg Rolie en teclados, Richard Page en bajo, Mark Rivera en saxo y percusión, Todd Rundgren en guitarra y Gregg Bissonette en batería. 

Pasadas las 21, Ringo toma el escenario, y tras hacer su ya característico signo de la paz, se encarga de transportar a todo el público a un sucucho de Hamburgo, interpretando "Matchbox" (cover de Carl Perkins que hacían los primitivos Beatles en su gira por Alemania). El saxo de Mark Rivera guía los acordes de "It don‘t come easy", pegado a "Wings", dos composiciones de Starr, quien después decidió montar su Ludwig para tocar, "I saw the Light" de Todd Rundgren con su porte hippie/rockero.

Con un escenario plagado de estrellas, es difícil que una se destaque, pero, mientras el hammond de Gregg Rolie (extecladista de Santana) daba forma a "Evil Ways", Steve Lukather se vestía del guitarrista mexicano para disparar solos de latin rock, y robarse la función, hurto que repetiría en "Black Magic Woman" y con los hits de su banda Toto: "Africa" y "Hold the line", con su entrecortado riff. 

El show también tuvo momentos "Aspen" cuando Richard Page se hizo cargo de la voces repasando los clásicos de Mr. Mister, "Broken Wings" y "Kyrie". Pero la vitalidad y el humor de Ringo a sus 73 años (¡!) llenan el Luna Park de nostalgia, con la mera idea de tener un Beatle enfrente repasando las diferentes etapas: su primer aporte a la banda de Liverpool con "Don‘t pass me by", la beatlemanía con "Act Naturally", la fiesta con la gente aportando globos amarillos y pancartas con la tapa del disco para "Yellow Submarine" ("Si no saben la letra de esta, se equivocaron de show"), y su lado playboy con "I wanna be your man". 

La emoción continúa con "Photograph," canción de autoría Starr-Harrison, que posee esas guitarras acústicas patentadas por George, que pegan en el alma. El final llega con "With a Little Help From My Friends" y con "Give Peace a Chance" de Lennon, como emblema de esa ideología que Ringo predica desde antaño.

La All Star Band sigue siendo una excusa llena de talento e historia para que nosotros tengamos la chance de estar cara a cara con un Beatle. Esperemos que en el futuro siga siendo así.
TODAS LAS FOTOS