Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pablo Oliva

La noche de los suspiros

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Anabella Reggiani

09 de Noviembre, 2013

La noche de los suspiros

Pablo Oliva presentó su último disco el 9 de noviembre en el Samsung Studio, en un show íntimo, contundente y renovador.

Nuevos potenciales. Es instantáneo ver a Pablo Oliva y recordar los años de plenitud y juventud en Gazpacho, banda que lideró como cantante. Ahora se lo ve rapado y con camisa, todo un señor, maduro musicalmente, pero con el alma intacta.
 
Entre la marcha del orgullo gay, Justin Bieber y la noche de los museos el tránsito estaba colapsado. En los alrededores del Samsung Studio caminaba gente como si promediara la tarde de un día de semana.
 
Finalmente, la tranquilidad estaba adentro de la sala. Un ambiente tranquilo, grupos de amigos sentados a las mesas esperando escuchar el estreno de Un suspiro antes de escapar, el nuevo disco de Pablo Oliva. Pasadas las 21.30, se abrió el telón y salió la banda con toda su energía para tocar “Despegar” y “Voy por más”, dos temas de su último trabajo.

Luego de ponerse la guitarra y cantar “Intuición”, invitó a Ezequiel Perez Casas a participar de algunos temas al mando de la batería entre los que sonaron “ Ese tiempo terminó”, “Ave Fénix” y “Bahía”. Junto al "Gato" Hernández (baterista de la banda) se fueron turnando, ya que en un principio Hernández, no iba a poder tocar esa noche y finalmente se hizo presente.
 
“Vamos a seguir un poco más en ese género”, anunció Oliva al set más rockero luego de haberse desarmado en “Naturaleza Universal”.
Cuando tocó “En el mismo lugar” se presenció un momento mágico, esos en los que el músico encuentra la complicidad de su público, en donde la letra dice algo más que lo que quiere decir y la gente responde en código y con alegría. ¿Cómo terminó?, en un riff apasionante que dejó a todos plenos de emoción.  

El show iba creciendo en energía y talento a medida que pasaba el tiempo. Al recordar con “Árbol rojo” los mejores años de Gazpacho, y mecharlo con “The show must go on” de Queen, en el que cada uno de los músicos deslumbró al público con un cover apasionante.
 
“Esta canción se la dedico a mi amigo Agustín Bravo que la compusimos juntos”, dijo Pablo antes de tocar “Nacer”, y empezar con los últimos temas hasta llegar a “Deja de Idealizar” y “Basta de caer” con los que cerró la noche.
 
Como representante de toda la banda, Pablo Oliva mostró agradecimiento con su público toda la noche. Es un profesional, tanto él como todos los músicos que lo acompañan. Su voz tan particular lo lleva a arriesgarse cada vez más y conocer nuevos tintes para unirlos a su música. Esa combinación dio un fruto hermoso, que es Un suspiro antes de escapar.
TODAS LAS FOTOS