Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Buenos Aires Blues Festival

Larga vida al Blues

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Beto Landoni

15 de Noviembre, 2013

Larga vida al Blues

Comenzó la segunda edición del Buenos Aires Blues Festival, y artistas nacionales e internacionales hicieron vibrar La Trastienda.

Viernes por la noche en el emblemático barrio de San Telmo. El cielo está cubierto por nubes que insinúan una posible amenaza de lluvia, que con el correr de los minutos se hace cada vez más latente. Así se presenta la previa de la primera fecha de la segunda edición del Buenos Aires Blues Festival, nuevamente en La Trastienda. 
 
Pasadas las 23, el puntapié inicial lo dio 50 Negras, conjunto ganador del Concurso de Bandas Blues, desplegando una propuesta solida y contundente. Benjamín Aquino (voz) se despachó con una batería de interpretaciones en un inglés muy fluido y claro, mientras que Brian Figueroa (guitarrista) fue quien se llevó la mayor cantidad de ovaciones. El joven violero mostró un gran virtuosismo, luciéndose ante un público conformado por personas de 30 a 50 años, en su mayoría. La banda se completa con Mariano Bisbal (guitarra), Rodrigo Benbassat (batería), Daniel Carboni (bajo) y Andrés Fraga (armónica).
 
La noche estaba oficialmente encendida, y Alambre González & Amigos se alistaba para continuar  con la fiesta. Con una sala que no llegaba a estar del todo completa, el blues encuentra en Alambre una figura que cumple con todo lo que requiere el momento. Un frontman, por sobre todas las cosas, y uno de los guitarristas más emblemáticos que posee el rock y blues de nuestro país, quien por medio de sus seis cuerdas y múltiples gesticulaciones faciales, fue encaminando la noche hacia el gran festejo.
 
Ya bien entrada la madrugada porteña, los presentes hacían saber el motivo por el cual había concurrido a La Trastienda, el plato principal se avecinaba. Entre gritos y ovaciones, un presentador tomó la posta y exclamó: “Desde New Orleans… Kenny ‘Blues Boss’ Wayne”. A continuación, salió la banda y luego él,  vestido de saco amarillo y pantalón y sombrero blancos.

En realidad, Wayne nació en el Noroeste de los Estados Unidos, en Spokake, Washington, vivió en San Franciso y Los Angeles y actualmente vive, según su propia biografía, on the road.  En medio de este camino, un paso junto a su familia por la prometida Nueva Orleans fue suficiente para beber la magia del blues y el boogie-woogie.

A través de su teclado, Blues Boss supo encantar a sus espectadores, recorriendo canciones de su discografía y regalando algunos clásicos de la música negra, como "You don‘t know me" de Ray Charles, "Kansas City" de Leiber/Stoller, antes de despedirse con "What a wonderful world". Mención aparte para el trío de músicos locales -Roberto Porzio, guitarra; Mauro Diana, bajo; Gabriel Ciabiglia, batería- que lo acompañó notablemente durante el set.  
 
Con una buena convocatoria de gente, la segunda edición del Buenos Aires Blues Festival tuvo un gran inicio, en el que artistas consagrados nacionales y extranjeros compartieron escenario con grupos emergentes. En lo posible, convocatorias como estas deberían perdurar, puesto que no hacen más que fomentar una cultura que, en nuestro país, se encuentra a la orilla del rock. Ya lo decía Jimi Hendrix: “El blues es fácil de tocar pero difícil de sentir”.

TxT: Lucas Pino
TODAS LAS FOTOS