Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ases Muertos

Rock de los pies a la cabeza

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

05 de Diciembre, 2013

Rock de los pies a la cabeza

El quinteto Ases Muertos se presentó en Niceto Club, en el barrio porteño de Palermo. La banda, formada a fines de los ‘90, ofreció un show contundente en el que repasó las canciones de su primer disco, Pequeño planeta, además de compartir algunas de sus nuevas composiciones.

Al grano, sin demasiado preámbulo, parece ser la consigna apenas se corre el telón en el escenario de Niceto Club: Ases Muertos se lanza a brindar una combinación de rock sólido y potente con “Parte del rito”, un tema de reciente factura, a puro riff de guitarra y armónica. La banda decide continuar con “Dosis para curar”, canción perteneciente a su primer disco de estudio Pequeño planeta, una producción realizada en forma independiente en el 2011, y el numeroso público que puebla el lugar acompaña al grupo con sus coros y palmas, como una reacción inmediata al estímulo que recibe de los músicos desde el comienzo del concierto.
 
“Toda la vida”, un rock típicamente guitarrero, permite el lucimiento de Sebastián Bonet en bajo, quien conforma un ajustado tándem en la base junto al baterista Mario Casañas; podría decirse, un requisito indispensable para cualquier banda de rock que se precie de tal. En “Pequeño planeta”, Nicolás Cesarini en armónica aporta con su instrumento uno de los condimentos esenciales que contribuyen al sonido personal de Ases Muertos, cuya formación se completa con Cristian Rojas en voz y guitarra y Christian Grunblatt en guitarra.
 
La calidad sonora del show y las imágenes de la carretera que se observan en la pantalla ubicada detrás de la batería son el complemento ideal para disfrutar de “Loco mundo”, una canción que perfectamente podría incluirse en la lista de “temas para la ruta”. En “Aves nocturnas”, todos los músicos se destacan, jugando con la intensidad y los diferentes climas que propone esta canción, con un final etéreo y la pantalla proyectando nubes y más nubes que se deslizan cubriendo el cielo.
 
Para el segundo tramo del concierto, se incorpora un saxofón en “Atravesando el espejo”, agregándole un interesante matiz al sonido del grupo. En “El fruto de la libertad”, se sale por un rato del  formato de rock para improvisar en plan de jam session. Cristian Rojas anuncia las últimos dos canciones de la noche, y así llegan “De mil horizontes”, con la compañía en la voz de Cholo, de La Chusma, y “Ojos del tiempo”, para culminar con una presentación de rock certero y afilado.
 
Doce canciones, entre aquellas pertenecientes a su primer disco de estudio y nuevas composiciones, permitieron a Ases Muertos desplegar su rock sanguíneo y cuidadosamente elaborado sobre el escenario de Niceto Club. El grupo demostró un presente que lo encuentra sólido, producto de años de escenario, trabajo compositivo y capacidad individual de cada integrante, lo cual le abre la posibilidad de expandir aún más su horizonte musical. De Ases Muertos dependerá caminar en esa dirección.

TxT: Augusto Fiamengo 
TODAS LAS FOTOS