Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

David Lebon

Hay Lebón para rato

Cronista: Gentileza: Guillermo Lopez | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

24 de Octubre, 2005

Hay Lebón para rato

David Lebón se presentó el viernes y sábado en el Ateneo para adelantar algunos temas de su próximo disco: Desnuque II. Con varios y delicados cambios de clima y en formato de trío, ‘el ruso’ no dio lugar a dudas: tiene rock para rato.

El show comenzó con un ambiente cálido y ameno. El telón se abrió y en el escenario estaba Lebón sentado en un banquito con su guitarra acústica iluminado únicamente por una luz tenue. Todos estos matices daban la impresión de estar viendo un show íntimo. Luego de tocar “Reina”, uno de los temas que forman parte de su último disco, Lebón aprovechó para criticar al capitalizado mundo de las discográficas y los mecanismos burocráticos que estas utilizan para que los músicos graben sus discos y, de esta manera, salir a ‘hacer negocios’ que es para lo único que sirven.

El estilo de tocar de David Lebón es puramente rocanrolero y blusero, con marcadas influencias de B B. King. A lo largo de su carrera integró muchos grupos que marcaron un antes y un después en el rock nacional: Pappo’s Blues, Billy Bond & La Pesada del rock and roll, Pescado Rabioso, Sui Generis, Serú Girán, entre otros. Además, en cada una de esas bandas tocó un instrumento diferente. Así es, este señor toca (y muy bien) los cuatro instrumentos base: bajo, batería, teclados y guitarra (con la que hoy se destaca).

En estos tiempos donde las bandas de música electrónica tienen cada vez mayor difusión, el ex Pappo’s Blues nos traslada a los comienzos del rock nacional donde las poéticas letras y la creatividad de los músicos eran la novedad de esa época. Por eso, Lebón, Panchi (batería) y Luis Cotiquelli (bajo) dieron cátedra de cómo hacer un exquisito rock ‘n’ roll, con toques sinfónicos e hipnotizantes arpegios que daban forma a delicadas melodías.

La afinidad que mantiene Lebón con su público es digna de destacar. Y se concretó cuando el ex Sui Generis bajó del escenario en pleno tema y se paseó por los pasillos del teatro con su guitarra saludando a todos sus fanáticos. Luego admitió que en el paseo le tocaron el culo. Además, hizo cantar al público en temas como “Copado por el diablo”, “32 macetas” y “San francisco y el lobo” donde a más de uno se le habrá escapado un lagrimón.

El primer invitado fue Alejandro Lerner que, según él, es su único amigo en el ambiente de la música y con quien adelantó estar preparando un disco. Lerner se hizo cargo de los abandonados teclados en el histórico tema de Serú Girán, Seminare. El público, por supuesto no dejó pasar está canción por lo que el Ateneo se vio envuelto en una sola voz.

Luego de tocar “Siempre estaré cerca”, con un machacante riff, Lebón presentó al otro invitado de la noche: Héctor Starc, con quien ‘el ruso’ debutó en los escenarios hace casi cuatro décadas. El ex Aquelarre prestó su increíble habilidad con la guitarra, que cosecha hace ya 40 años, en los dos últimos temas del show.

De esta manera, David Lebón dio fin a una noche donde dejó todo. Su próximo disco, una obra donde mezcla rock ‘n’ roll y trabajadas melodías, es uno de esos álbumes que todo fanático (o simplemente seguidor) del rock nacional tiene que tener. Además, con su notable puesta en escena, dejó en claro que sigue en pie y, lo mejor, ¡editando discos!.
TODAS LAS FOTOS