Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Catupecu Machu

20 años a pura adrenalina

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

22 de Diciembre, 2013

20 años a pura adrenalina

Catupecu Machu celebró su segunda década con tres shows consecutivos en Vorterix, llenos de emoción, alegría y rock.
 

¿Se acuerdan cuando recién estaban saliendo a la luz? Cuando sonaba ese hit por la radio y sus mamás les preguntaban quiénes eran y te decían, "¿machupichu cuánto?". La banda en cuestión era Catupecu Machu, hoy compuesta por Fernando Ruiz Díaz, Macabre, Agustín Rocino y Sebastián Cáceres; mientras Gabriel Ruiz Díaz emana la energía necesaria para que esta banda siga adelante. El fin de semana comenzaron los festejos por sus 20 años de carrera, años de alegrías, de bajones, de cambios, pero sobre todo de crecimiento y pasión por la música. 
 
El telón se abre y la banda va saliendo mientras se suman más gritos en el público. Sin presentación más que un par de acordes, el último show de la trilogía Vorterix empieza con “Oxido”, “Confusión” y “El mezcal”. Los cubos ubicados en los laterales son una especie de mini escenario para que Ruiz Díaz se suba y despliegue todo su talento en varios solos apasionantes como lo hizo en “Plan B”, el cover de Massacre.
 
“Vamos a hacer un tema que hace mucho tiempo no lo tocamos”, dijo Fernando antes de “Perfectos cromosomas”. En medio del tema, se acordó de anécdotas relacionadas a la canción, como cuando Lisandro Aristimuño en su recital en el Gran Rex lo invitó a cantarla y le dijo que era un tema épico, o como cuando hace muchos años atrás ellos inauguraban El Teatro de Colegiales y sonaban esos acordes: “No paro de acordarme de cosas maravillosas”, suelta en medio de mucha emoción Ruiz Díaz y la gente responde con una ovación de aplausos.
 
Fernando necesita expresar todo lo que significa Catupecu en su vida, necesita contar esas pequeñas anécdotas, esas grandes experiencias que surgieron a lo largo de estos años que terminaron siendo parte de Catupecu en su música y en sus letras. Cuenta cómo fue girar con El mezcal y la cobra al hombro, cómo se gestó, cómo vivieron los viajes, cómo ese disco fue testigo del proceso de ser padre, y en medio de todo eso, cuenta por qué la gira termina ahora: “Estamos armando una película, cosas que grabé, un disco con temas nuevos y otros viejos, un libro y todo eso probablemente va a salir el 19 de abril, día que cumplimos 20 años de Catupecu, que son como 80 de una persona”. Como cierre de esa pequeño comentario sonó “Klimt”, uno de los más significativos de El mezcal y la cobra, siempre en palabras del frontman.
 
Luego de “En los sueños” llegó un tema muy preciado y quizás uno de los más esperados entre los presentes, “Cuadros dentro de cuadros” en su versión original, algo que no suele suceder. En la mitad del tema, y sobre la misma base, Fernando comienza a cantar “Persiana americana” de Soda Stereo, y luego vuelve al tema original. Una gran versión, cargada de sensaciones, y un remate bien a lo Ruiz Díaz: “¡Uy, qué viaje me comí!”.
 
Las anécdotas seguían cayendo. Fernando contó que hace unos años viajó a México para poder surfear, algo que le fascinaba a su hermano Gabriel. Apenas volvió, lo primero que hizo fue encerrarse con su hermano para bajar a tierra todo lo que había vivido esos días y conectarse de otra manera. Así, fue como nació “Cristalizado”, el tema que venía a continuación de esta pequeña historia.
 
“Magia veneno”, “A veces vuelvo” y el cover de Héroes del Silencio “Hechizo”, fueron algunas de las canciones que sonaron mientras Fernando saludaba y charlaba con gente que lo sigue hace años, con amigos que fue conociendo gracias a la música y a quienes reconocía entre las luces del teatro. De esta manera, a pura emoción y alegría, terminaba un show lleno de energía, cargado de sentimientos, y mucha felicidad, con "Dale!" y el tema que nos hace elevarnos, “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”.
 
20 años de vida, del que todos fuimos parte, en la que todos cantamos cada tema y nos sentimos identificados con al menos uno. Es sorprendente cómo Fernando Ruiz Días reconoce a cada uno de sus fans, cómo durante estos 20 años el vínculo entre el grupo y su gente fue constante. Catupecu Machu es una de las bandas que creció con su público y se aferró a él y a su música cuando más lo necesitaba. La sinceridad y la energía lo va a caracterizar de por vida y eso en el mundo del rock es muy preciado. ¿Les parecen pocas razones para festejar?
TODAS LAS FOTOS