Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Bersuit Vergarabat

Un verano al palo

Cronista: | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

25 de Enero, 2014

Un verano al palo

Luego de finalizar el festejo por sus 25 años, Bersuit volvió a Colegiales. Con éxitos y un puñado de clásicos, se vivió una noche para los nostálgicos.

Muy lejos quedaron las altísimas temperaturas que aterrorizaron a los porteños, aquellas que impedían, o por lo menos hacían dudar a más de uno, salir de la protección de los 24º del aire acondicionado. Esto se pudo apreciar a simple vista, ya que el Teatro Vorterix mostró, continuando con su ciclo Verano negro, una capacidad casi al tope para la presentación de Bersuit Vergarabat y toda su revuelta.
 
Pasadas las 20:30, las luces se fueron apagando y le dieron lugar a los gritos y aplausos, mientras arriba, en el escenario, se abría el telón y se escuchaban los primeros acordes de “Va por la Chapultepec”. Dany Suárez (voz), Cóndor Sbarbatti (voz), Juan Subirá (teclados), Nano Campoliete (guitarra, coros, acordeón), Tito Verenzuela (guitarra y voz), Osky Righi (guitarra), Pepe Céspedes (bajo y coros) y Carlos Martín (batería) iniciaban una noche que en pocos tramos se permitiría bajar los decibeles. Siguiendo la línea de un arranque bien cumbiero, sonaron “La danza de los muertos pobres”, “Espíritu de esta selva”, y “El baile de la gambeta”. El inicio fue ampliamente festejado por el público que no bajó en ningún momento, y se apreciaba la comunión incorpórea entre ellos y los músicos.
 
El ambiente en el teatro continuaba destilando un clima de éxtasis. “Cambiar el alma” y “Dios te salve” seguían engrosando un setlist que coqueteaba con los sentimientos de los presentes. Cuando llegó el momento de interpretar “El tiempo no para”, el histórico “Charly” Bianco fue invitado a ejecutar una de las guitarras; y luego de una apasionante versión de “Perro amor explota”, Nano Campoliete interpretó “Pájaro negro”. Seguidas, y como hurgando en el arcón de los recuerdos bersuitero, sonaron “Como nada puedo hacer” y “La calavera”, muy celebradas por los psicópatas de antaño. Asimismo “Ades tiempo”,  “Piel de gallina” y “Humor linyera” tuvieron un gran recibimiento, las primeras dos interpretadas por Tito y la restante por Subirá.
 
Oscilando el último tramo del recital, “No te olvides”, “La revuelta” y “Así es”, fueron utilizadas como introducción para que luego Albertito tomará la posta haciéndose cargo del micrófono. Tito se muestra como un personaje entrañable para el público, el cual delira en cada ejecución, morisqueta o palabra. “Zi zi zi” y “Fisurar” iniciaron su monólogo, concluyendo con “Porteño de ley”, e intercalando “Mientras miro las nuevas olas”, ocasión que aprovechó para desearle lo mejor a Charly García. La gente rugía en un canto al unísono: “ole lé, ola lá, Tito es bersuitero, bersuitero de verdad”. La jornada concluyó al son de los clásicos: “El viejo de arriba”, “Sr. Cobranza”, “La Argentinidad al palo”, “Otra sudestada”, otro rescate de su discografía, y “El viento trae una copla”.

La noche expuso diversos matices. Con un total de 27 canciones, una cifra nada despreciable y poco habitual, los sentimientos se chocaron con una pared musical capaz de llevar al límite la sensibilidad de los presentes. La próxima gran fecha que esperan los psicópatas será el 6 de septiembre, cuando se hará la presentación oficial del nuevo disco, El baile interior. Hasta entonces, ¡gracias por volver!
TODAS LAS FOTOS