Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Euforia

Todavía una más

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

21 de Febrero, 2014

Todavía una más

La (casi) despedida de Sebastián Etchegoyen, voz y guitarra de Euforia, fue en un marco a puro punk rock del pegadizo, lleno de amigos y con un The Roxy a pura fiesta.

Pensar en tres hermanos que forman una banda es tener como referentes más cercanos en el tiempo casos como los noventosos Hanson (sí, los nenes del ‘Mmmbop‘), Airbag y sus canciones para adolescentes con hormonas en ebullición, y un fenómeno Disney como los Jonas Brothers. Pero en el caso de Euforia no es así, y esa razón estimuló a la gente a acercarse al Roxy de Palermo Hollywood para este último show del frontman.
 
No digas nada calentó las tablas, y poco antes de las 22 hs, después de que una voz amenazara que la banda oriunda de Temperley no se presentaría, Euforia salió en acción a descontrolar todo con ‘Juego Enfermo‘.
 
La música sonaba y cuando el futuro viajero entonó las estrofas de ‘Ilusiones Rotas‘, un trapo comenzó a danzar entre la gente, al tiempo que el pogo dejaba marcas en los cuerpos de los fans. ‘Euforia no se termina’, dijo el líder de la banda para presentar a Guido, el nuevo integrante que los acompañara de ahora en más en las giras por el país.  
 
Una noche tan especial no podía no estar repleta de amigos. El primero en aparecer, subió al escenario de repente a contar como los había conocido, y terminó tirándose entre la gente buscando un mosh que lo mimara. El segundo, una cara conocida del circuito alterno/punk: Patrick Steve, de Smitten, quien además de sumarse a la despedida le tiro unas flores a Fernando, el más chico de los tres y bajista de la banda: ‘Este pibe es tan zarpado que lo invitó a cantar Billie Joe (voz y líder de Green Day (GD))’. Como primicia, avisaron que Patrick será parte de la banda por este tiempo, siempre y cuando no tenga compromisos con su banda. 
 
Un rato más tarde, Sebastián le dedicó ‘Tan Normal’ a su amigo Santiago de la banda hardcore Shaila, que también participó en varias canciones del set, y quien aseguro que quien realmente conociese a este músico que se iba a Europa, lo extrañaría demasiado. De esta banda, también subió Pablo Coniglio, quien los ayudó en la producción de su último álbum ‘Antídoto’, de 2012. 
 
Para cerrar el primer acto, sonó un cover de ‘Time of your life’ de Green Day, tan intacto que hasta las gesticulaciones de los integrantes eran iguales a las del trío. El bis se vino cargado al compás de ‘Promesas Rotas’ y ‘Se fue’, dándole un final demasiado normal para una despedida, con algunos cantitos hacia la banda y hacia la voz del grupo.
 
Sólo quedaba tiempo una frase para decir y comprender lo que realmente pasaba: ‘El domingo tocamos en Blackbird Bar, en Temperley. ¡Vengan hijos de puta: esa es la última de verdad!’. Sí, a los herederos argentos de Green Day, todavía les queda una noche más.
TODAS LAS FOTOS