Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cuentos Borgeanos

El reencuentro

Cronista: | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

22 de Febrero, 2014

El reencuentro

La banda liderada por Abril Sosa se presentó en Niceto. Tras los años de separación los músicos se reunieron nuevamente con material nuevo.

Luego del paso de Albrío sobre el escenario, un poco de música le dio tiempo al público variado que rodeaba el club de Palermo para acomodarse. El motivo del recital de Cuentos Borgeanos fue el primer trabajo de la banda tras una separación. El disco Postales fue grabado en estudios El Pie, producido por Adrián Sosa y Aníbal Kerpel.
 
A las 22:30 se oscureció todo el boliche para dejar sólo una película que confirmaba que faltaba poco para que Cuentos salga al escenario. Camisa blanca a lunares negros, con todos los botones prendidos, la delgada figura de Abril Sosa se hizo sobre el escenario. “Volar”, el primer corte de su nuevo disco abrió la noche, manteniendo la importancia que le da Sosa a las letras.
 
Abril Sosa, que  fue conocido en sus inicios cuando tocó la batería en Catupecu Machu, hace unos años oficia de frontman de Cuentos Borgeanos  y durante la separación grabó un disco en solitario, El Piloto Ciego (2012). “En Argentina el arte es un camino de resistencia y no de  velocidad”, y esta canción tiene que ver con eso: el público corea “Resistir”. 
 
El cantante establece un feedback fluido con la gente, luego hace unas muecas sin que le salga la voz: “fue como un discurso político, nunca dicen nada”, enfatiza el cantante.  Ante un inconveniente en el escenario, lo pasan por alto, y lejos de ponerse nervioso dialoga nuevamente con el público. 
 
Luego aclara que son una banda política en el mejor sentido de la palabra. “Me entristece muchísimo lo que está sucediendo en el país actualmente.  Esta canción ‘Pequeña Luz’ es algo del amor que puede trasmitir una persona. Ojala que esta canción les sirva a ustedes”
 
La banda  en el escenario se forma por Diego López Santana en guitarras, Lucas Hernández en batería, y Alejandro Crimi en bajo, mientras Sosa se ocupa casi exclusivamente de las voces.
 
Con un público que conoce la banda y que esperaba el material con ansia, los músicos dejan un espacio sobre el escenario cuando se retiran. El final de la noche es tan solo el principio de lo que será Postales.
TODAS LAS FOTOS