Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Divididos

Doblete en casa

Cronista: Gentileza: Andrea Celis | Fotos: Beto Landoni

22 de Febrero, 2014

Doblete en casa

La aplanadora del rock se presentó en el teatro de Flores el viernes 21 de Febrero, primer  día de las dos fechas pactadas por la banda nacida en Hurlingham.

Mucha gente invadía la esquina de Av. Rivadavia y Pergamino. Entre panes calientes, cervezas, tacos y zapatillas, se iba haciendo la hora y la noche parecía muy prometedora.
 
Con el teatro repleto, el público se comenzaba a impacientar: el reloj marcó las 21:15 cuando el telón se abrió y Divididos entró en acción. "Haciendo cola para nacer" (Acariciando lo Áspero, 1991) fue el rompehielo de la noche, seguido por “El ojo blindado” de la legendaria banda Sumo, y “Tengo” del romántico Sandro. Los temas iban pasando y la gente se iba poniendo más al palo. “¿Qué tal?” estuvo interesante cuando el gran Diego Arnedo nos deleitó con un solo de bajo increíble (sus dedos marcan la diferencia), seguido por Catriel Ciavarella en la batería con esa energía en ambos brazos que parecieran no cansarse nunca.
 
Con intro de bajo anticipan “Sábado”, donde una mezcla de sensualidad con rock es acompañada por un sonido bien intenso. Cortitos contacto con el público: “Y todos los que están chupando pastillas de plomo” dice Ricardo Mollo para presentar “Azulejo”.
 
Después de unos temas bien rockeros, es el turno de bajar un poco, y en el bloque acústico los ritmos del folklore nacional son los protagonistas del momento. Con un mini setlist que abarcó “Gordo Legüero”, “Clavador de querubín”, “Andá a lavártelos” y “Niño hereje”, las guitarras, bombo, charango y un mini violín nos transportaron a los pagos del norte donde todo es fiesta. Para que no queden dudas de su gran talento, Ricardo Mollo tocó con una zanahoria la intro del clásico cover de Jimmy Hendrix , “Voodoo Child” (o Chile como dice Divididos), y terminó el tema tocando la guitarra con los dientes como todos esperaban.
 
Con “Amapola del 66” llegó el recuerdo a Luis Alberto Spinetta, a quien cito con su frase “…lo que esta y no se usa nos fulmina…”, con un gran aplauso del público acompañando. Aproximándose a la recta final, para recordar a otro talento que se fue de gira, Mollo canta a cappella “todas las mañanas son iguales…”, y el genial Pappo se hace presente con “Sucio y desprolijo”.  “El 38” y el final con “Ala delta”, dieron el cierre de la noche. Mucho rock, mucha admiración y mucho talento en el teatro de flores, donde los Divididos suenan increíbles y entendes por qué es que les gusta tanto tocar ahí.
 
Sin dudas fue una noche a puro rock, una lista con bastantes temas viejos hicieron poguear, saltar y cantar a todos. Es una banda del recarajo, talentos como pocos vistos que seguirán haciendo historia… La aplanadora/del rock and roll/es Divididos/la puta que los parió.
TODAS LAS FOTOS