Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Sergio Pangaro

Bailen, ¡putos!

Cronista: Lucas González | Fotos: Gentileza prensa

28 de Febrero, 2014

Bailen, ¡putos!

El ciclo de presentaciones que ofreció la Ideal, emblemática confitería de la ciudad, cerró con una buena propuesta de glamour y rock. Ambas conjugaron una noche para los trasnochados y amantes de un ritmo que sigue vigente, escondido y latente en las fauces de ciudad.

La noche del centro porteño nos acostumbró a la dualidad de sus caras. En una trinchera se ubica la glamorosa calle Corrientes, con sus teatros, celebrities, y sus tan afamadas pizzerías. Del otro lado, lo marginal de una sociedad, la realidad más cruenta integrada por los “típicos” linyeras, los pibes que malgastan horas en el fino arte de la cartonería o en reclamar alguna sobra en la hamburguesería del payaso, y los inoxidables puticlubs. Esta es la fauna que compone noche a noche la city. Dentro de la mencionada geografía se encuentra la centenaria confitería La Ideal, en Suipacha 384, a metros de la ya mencionada calle Corrientes, para ser más preciso. Allí se vivió, durante todo febrero, un ciclo de presentaciones en vivo.
 
Entrada la medianoche del sábado los presentes fueron ingresando al salón superior de la confitería, éste sobresalía por sus dimensiones y por la abundancia de madera tanto en las paredes como en el bar. El escenario se montó en la mitad del salón y arriba de éste se proyectaba el clásico Casablanca.

Desde el decorado a la puesta en escena era una invitación constante a recordar un pasado ya muy lejano, muy distante a la realidad que se observa afuera. De esta propuesta se hacían eco los espectadores, integrados en su mayoría por treintañeros en adelante, mujeres enfundadas en prendas muy sugerentes que buscaban rememorar, aunque sea por una noche, sus años mozos. Sergio Pángaro, gran protagonista del ciclo, oficiaba de presentador, y era el encargado de anunciar la presentación de las Fantásticas Pupés, quienes dieron una contundente muestra de rock garaje, aunque corta en tiempo.
 
Coincidiendo con el final de la película protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, Sergio Pángaro & Baccarat se adueñaban de las tablas. El frontman, encandilado por las arañas que colgaban de las columnas, se tomaba un momento para felicitar a las Pupés, y empuñando un vaso pequeño de whisky, agradecer al público. El feedback sería un elemento fundamental durante la noche.
 
Luego de un bloque instrumental protagonizado por la banda, le tocó el turno a “All of me”. “Silencio” fue otra de las canciones que inauguraron la lista y le inyectaron la dosis suficiente de energía para disfrutar de un recital que inició entrada la madrugada. Continuando con la lista llegaría el turno para “Decepción”, y el rock y el twist contagiaban a las chicas que se animaban a bailar. Una versión de “We not speak americano” y “Torero” seguían engrosando el repertorio de una banda exultante en ritmo.

Así mismo, y luego de un breve monologo, Pángaro cedía el micrófono  a una de las presentes, quien pediría a los músicos “I just a gigoló”. Esto no hizo más que encender a los espectadores. “Come prima” contó con un solo de saxo a ritmo del hitazo “Careless whisper” (George Michael). El final se acercaba y con la enérgica “Canten!” la banda se despedía, no sin antes anunciar que en abril se estarían presentando en el teatro Maipo.
 
Noche con diversos y exuberantes condimentos. Ritmos poco usuales que la escena del mainstream fueron los que impulsaron Pángaro y sus músicos. Cabe resaltar que el salón donde se presentaron estuvo acorde tanto en el sonido como en la puesta ya que uno se nutría del otro.

Fotos: Natalia Marcantoni
TODAS LAS FOTOS