Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Beriso

Fueron por la gloria y la consiguieron

Cronista: Lucas González | Fotos: Redaccion El Bondi

22 de Marzo, 2014

Fueron por la gloria y la consiguieron

Con una capacidad que estuvo casi al tope, La Beriso, banda liderada por Rolo Sartori, desembarcó nuevamente en Paternal, brindando un show extenso e intenso.

Gutemberg 350, allí la tribu berisera fue convocada para encender la mecha de un nuevo rito, para una nueva confluencia de almas. Pasadas las 20 horas, el grueso de la gente ya se encontraba adentro y el estadio Malvinas Argentinas se veía copado por miles pibes y pibas. Las banderas colgadas serían una postal que acompañarían la noche: “Mi camino está marcado junto a ti”, de San Miguel o “Hudson Berisero”, entre otras.

Cruzando el umbral de las 21 horas, la inquietud iba en franco ascenso. “Beriso, Beriso, Beriso, Beriso no lo pienses más, andate a tocar a la luna, la luna la vamo’ a copar”, vociferaba un público enardecido, expectante de ver a su banda. Finalmente, lo esperado: las luces que se apagan, los gritos que invaden el recinto y un video, a modo de introducción, proyectado en la pantalla montada arriba del escenario. Uno a uno los músicos fueron incorporándose a sus lugares, sin embargo, las luces, salvo escasas excepciones, se posaron sobre Rolando “Rolo” Sartori y su carismática personalidad. “Venenosa”, “Miras al cielo” y “Sueños”, una tras otra, fueron las encargadas de abrir la noche.

Luego de tocar “Todo es mentira”, junto a Marilina, violinista invitada, el cantante y líder indiscutible del grupo se tomó un instante para saludar a los presentes y a continuación hacer “El éxito”, canción que puso al palo a más de uno. Pegada sonó “Mi banda de rock”, un rocanrol a la vieja usanza que mantuvo el clima de fiesta que se estaba respirando.
 
La lista se hizo un lugar para una de aquel demo homónimo del 2004, “Botella rota”, y seguidas “Sin aliento” y “Dame”. Nuevamente Rolo agradeció a la tribu por hacer que los sueños de la banda sigan creciendo. Acto seguido, el cantante se escabulló por el costado del escenario para terminar agitando con su gente antes de volver con sus compañeros e interpretar “Qué está bien”. Después de anunciar que el 18 de abril estarán presentándose por primera vez en Uruguay, siguieron engrosando la lista de temas con “Cuánto cuesta” y “Por qué”. A esta altura los trapos, que parecían tener vida propia, bailaban de un lado hacia el otro, eran una muestra cara de la pasión que se estaba viviendo tanto abajo del escenario, en el campo, como allá arriba.

“Estamos por ingresar a grabar nuestro quinto disco, serían 14 canciones, y me gustaría que se llame Historias, y que cada una le pertenezca a ustedes”, afirmó Rolo antes de interpretar “Cantemos” y dedicarla a los que agitaron rocanroles y ya no están más. “Otro lugar” y “Déjame”, en tanto, provocaron una ovación general, y el “olé, olé, olé, olé, Rolo, Rolo” se hizo presente en las gargantas del público. A esta altura, el cantante se mostraba con una confianza exultante, esbozando con cada frase una emoción fácil de palpar, o mejor dicho, de oír. Esto se notó al momento de hacer los temas  “Perdoname” y “Vicios”. 
 
Nahuel Amarilla, cantante de La Perra Que Los Parió, fue invitado a cantar “Sin tu amor”, del disco Culpable, del 2009. Luego de diversos agradecimientos de Rolo, llegó el momento de “Lo olvidó”, “Argentina” y “Un error”. Quizás, el único momento que empaño la fiesta fue cuando el vocalista intentó, de manera fallida, cruzar el campo cantando “Tan sola”, ya que el público no hizo caso al pedido de abrirse, y tuvo que atravesar el todo el trayecto empujado por la seguridad de la organización.
 
Llegando al cierre sonó la emotiva “Miradas”, inspirada la tragedia de Cromañon, y “Tus ojos”, que fue dedicada a una berisera que perdió la vida rumbo a Pergamino, lugar en el que la banda iba a presentarse. “Confundido” fue la anteúltima de la noche, y luego de anunciar que en mayo estarán tocando en Auditorio Sur, en Temperley, se despidieron con “Vamos por la gloria”.

Tres horas de show que transcurrieron por diversos estados de ánimo. Todos éstos fueron alentados a aflorar por las letras melanco-rockeras de Rolo, quien hace un uso extraordinario del timbre de su voz para inyectarle esa cuota de emotividad que poseen sus composiciones.
TODAS LAS FOTOS