Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cirse

Sábado de Cirse por la noche

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Beto Landoni

12 de Abril, 2014

Sábado de Cirse por la noche

La llegada del frio otoñal no opacó para nada la primera fecha grande en Capital de Cirse. En poco más de una hora cuarenta de show, el quinteto del Adrogué reafirmó un buen presente al ritmo de su sonido alternativo.

Pasadas las 21, el público adolescente mataba el tiempo cerca del escenario, armando una ronda grande para que apenas salga la banda todo sea pogo y diversión. Los más grandes preferían estar más atrás, cómodos, con alguna bebida que los acompañara antes de que el rock dijera presente.

Una intro realizada por el grupo hacía esperar a la cantante Luciana Segovia, que salió espléndida y rockera a cantar "Invisible". “Esta bueno que hayan venido hoy porque vamos a dejar todo esta noche!”, confesó la voz de la banda, mientras se calzaba una gorra y se preparaba para entonar las estrofas de "Desinféctame".

Si bien Cirse tiene la particularidad de haber tocado en festivales y escenarios muy respetados, el summum de su trayectoria la lograron este año haciendo de teloneros de Metallica, algo que la líder no dejo de resaltar, admitiendo que fue uno de los sueños que la vida le regaló.

Un loco entra tarde al recital y grita: “Vamos Cirse, putos!”, y casi como una obligación, los cantitos futboleros son expresados por decenas de adolescentes, que son la clara muestra de una banda que está en pleno ascenso, y va por más.

A la hora de "Huir", los plomos colocaron el teclado donde la cantante al mejor estilo Avril Lavigne, (artista canadiense que tanto critica la banda de zona sur), cantaba y tocaba. Hasta que de pronto la voz de Cirse se quiebra, se confunde y para la canción. “Esta canción la hice pensando en irme de casa, en un momento de mi vida en que tenía que decidir entre la música y la rutina cotidiana”. La gente aplaude ese momento de sensibilidad, y vuelve a estallar pero cuando suena ‘Hoy’, casi un himno para la comunidad cirsera.

Una pareja de chicos discuten al costado del público, y un patovica los invita a retirarse, mientras desde arriba suena "En las ausencias", los fans se abrazan en ronda, y sólo queda tiempo para que los músicos la terminen mechando con "Mañana en el Abasto", de Sumo.

"Mi percepción" y "Tecno" (esta última tan Catupecu Machu que trae recuerdos nostálgicos) fueron la previa de "Muy tarde", donde los fanáticos subieron al escenario, cantaron, se dieron el lujo de escuchar un riff encantador en la mitad de la canción, y se despidieron después de saludar a sus músicos preferidos haciendo mosh, casi como un ritual. Cuando todo parecía que quedaba ahí, la banda aseguró que harían tres más al hilo: "Apuesta", "Por tu bien" y "A.C.I.D.O", logrando que el show termine al palo, furioso y descontrolado.

Cirse rockeó en La Trastienda, divirtiéndose y dejando en claro que el presente es más que rico. Su sonido aprendido de los sabios noventas, la hacen una banda totalmente distinta a las más populares de acá. Casi prima hermana de Eruca Sativa, por su salvajismo y potencia en vivo, y sobre todo, porque las chicas tienen el poder. Así que atentos rockeros de la segunda década del Siglo XXI: el nuevo rock tiene perfume de mujer, y enamora a cualquiera que lo quiera escuchar.

TODAS LAS FOTOS