Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Eddie Shaw

Esa magia negra

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Beto Landoni

18 de Abril, 2014

Esa magia negra

El saxofonista Eddie Shaw se presentó en La Trastienda Club, en el marco de su tercera visita a la Argentina. El músico, compañero de ruta de leyendas como Muddy Waters y Howlin Wolf, ofreció un vibrante show en el que repasó los clásicos del género junto a su banda local.

En el caso de Eddie Shaw, su reputación le precede: el músico de 77 años ganó cuatro Blues Music Awards, fue incluido recientemente en el Salón de la Fama del Blues, y ha compartido carrera con figuras de la talla de Muddy Waters, Howlin Wolf, Jimmy Reed, Elmore James y Ike Turner. En su tercera visita a la Argentina, el legendario saxofonista parece querer demostrar no sólo su propia vigencia como artista, sino también la del género del blues, que en palabras de Shaw es el cimiento de la mayoría de la música que se escucha en la actualidad alrededor del mundo.

Pasada la medianoche, la banda que lo acompaña en esta oportunidad, integrada por músicos locales, comienza a calentar motores con “I´m Ready”, un clásico del blues de Chicago popularizado por Muddy Waters e interpretado en la voz por el guitarrista Juan Urbano. Él mismo es quien introduce al protagonista principal: impecablemente vestido, con su saxo a cuestas y recibido calurosamente por el público de La Trastienda, Shaw propone un viaje a través del tiempo y el grupo arremete con una versión enérgica y bailable de “Little red rooster”, para continuar con el rock and roll “For you my love”.

El show será desde el comienzo ágil, divertido, y el saxofonista llevará al público desde la espesura de “Cold, cold feeling”, en el que se destaca el tecladista Ignacio Bottaro, a la potente versión de otro clásico del blues, “Hoochie coochie man”, con Shaw como capitán de un barco integrado por músicos que saben muy bien qué aguas navegan.

¿Qué decir de un músico con más de cincuenta años de trayectoria, que ha sido parte de una de las escenas más reconocidas en la historia del género? Eddie Shaw es la encarnación misma del blues, con sus brillantes ejecuciones de saxo que se apropian por completo de la atmósfera del lugar, con su voz por momentos atronadora, quejumbrosa, pero que rápidamente puede volverse dulce, enternecedora, casi como un susurro al oído de cada asistente. Imponente, de pie al frente del escenario, en determinados pasajes toma asiento para disfrutar de lo que está ocurriendo, esboza una sonrisa y su mirada se vuelve una mezcla de melancolía y felicidad.

“Vengo desde lejos para traer un poco de felicidad a sus vidas. Espero que todo el viaje que tuve que hacer para llegar hasta acá no haya sido en vano”. Shaw intercambia bromas con el público y luego introduce uno de sus temas favoritos de Howlin Wolf, “Sitting on top of the world”, para el que cambia el saxo por la armónica, poniendo toda su versatilidad y sentimiento al servicio de una canción que ha sido versionada en múltiples ocasiones. El final del show llega con más gemas del blues de Chicago, como “Got my mojo workin´” y “Sweet home Chicago”, en un clima de alegría y celebración que se apodera de La Trastienda. Eddie Shaw saluda a su público, y todos en el lugar se ponen de pie para aplaudirlo: la forma en que se despide a los grandes maestros.

Poco más de una hora le llevó a Eddie Shaw brindar una clase magistral de blues, efectiva y emotiva en dosis parejas. Aunque suene trillado, el saxofonista deja su alma sobre el escenario, y si a esa actitud se le suma su maestría musical, el resultado no puede ser otro que un gran concierto. Su genuino amor por lo que hace, su vigencia y su performance en vivo deben servir de ejemplo a muchos músicos, y por si fuera poco, la respuesta que obtuvo del público en La Trastienda son una muestra de que, lejos del furor de los primeros años de la década de 1990, la pasión por el blues no se ha apagado en estas tierras.

TODAS LAS FOTOS