Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Viejo Smoking

Dibuje, maestro

Cronista: Lucas González | Fotos: Alan Guex

09 de Mayo, 2014

Dibuje, maestro

Viejo Smoking, banda liderada por Martín Elordi, presentó en Palermo su tercer álbum de estudio: Golazo. Noche de agradecimientos, festejo y fulbo’ champagne.

La previa del primer match oficial de Golazo, último disco de Viejo Smoking, se vivía con mucha emoción en el Roxy Live. Es que no es un disco más, o por lo menos a eso apunta, ya que encapsula tantísimas definiciones acerca del fútbol desparramándolas en once canciones (¿había algún otro número posible?).


Gabriel Agüero fue el primero en salir y ocupar la batería, acto seguido Mauro González se colgó el bajo dando paso a Dalmiro Lacaze y a Charly Guirao quienes tomaron posesión de sus respectivas guitarras antecediendo la aparición de aquel jugador en el que se posan los reflectores y por el cual delira la popular, el líder y la voz de la banda, el capitán del equipo, Martín Elordi. El pitido inicial fue con “El Arlequín": se jugaba por los porotos y el cuchillo entre los dientes se notaba a simple vista.

Luego de agradecer el aguante de los presentes, Martín esbozó los primeros acordes de “Escobar, Zaguero Central“. El lugar para la gambeta, el firulete y el tango llegaría de la mano de “Club de la Resistencia“, algo que se repitió en “En una baldosa”, únicas dos joyitas dignas de estar en el “Ranking Lirico”. Otro de los puntos fuertes del team Smoking fue la actuación del guitarrista Dalmiro Lacaze, quien con el correr de los minutos fue incrementando su confianza, algo que le permitió lucirse en solos cada vez más atrevidos y desafiantes.

Llegando al final del encuentro, Martín Elordi se hizo cargo de la caprichosa y en solitario interpretó “Golazo“, simpleza y efectividad, sin dudas, un gol de otro partido. “Oh, Viejo Smo, vamo’ Viejo Smo” vitoreó el público buscando devolver algo de la alegría que arriba del escenario le habían brindado. Así, como cualquier cuento relatado por Alejandro Apo, este partido llegó a su fin con la particularidad que no hubo vencidos, sólo ganadores.

Viejo Smoking asumió un desafío tan ambicioso como noble: un disco conceptual inspirado en el deporte más hermoso del mundo, el fútbol. En vivo, el disco sonó ajustado, prolijo y compacto. Los presentes se hicieron notar y demostraron la gran aceptación que tuvieron ese puñado de canciones que poseen la dosis justa de alegorías futbolísticas.

TODAS LAS FOTOS