Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Ultimo ke Zierre

Luchando contra el tiempo

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Redaccion El Bondi

24 de Mayo, 2014

Luchando contra el tiempo

La banda española El Ultimo Ke Zierre se presentó en el coqueto Palermo para llenarlo de adultos punks con furia concentrada

Cuando un patrullero se asoma para ver qué pasa es porque las consecuencias de la noche son todavía inciertas. La historia destructiva les juega una mala pasada a cientos de chicos punks que si van vestidos con la ropa rota es porque el manual lo dice, y si se toman veinte litros de cerveza antes de entrar al show es simplemente porque son jovenes y a esa edad no hay otra que emborracharse.

Sin embargo, y vale aclararlo, El último ke zierre convocó a un público treinteañero, que con sus crestas y jeans destruidos estaba para tirarles 100 pesos, prestarle la SUBE y que caigan en el primer Macowen que encuentren para comprarse unos jeans nuevos. Para aquellos que se lo tomaron en serio al asunto del género de los tres acordes y entendieron que el sonido crudo y las letras contra el sistema podrían cambiar al mundo, la siguieron hasta sus treinta y largos sin importar qué tan ridicula pueda quedar una cresta de cuarenta centímetros.

Ocasiones como estas no sobran y no pueden dejar escapar la oportunidad de reunirse para ver a una de las bandas más importantes del punk de la lengua castellana. Las botas y jeans pinzados salen del closet para reunirse y sólo escuchar música, porque para quejarse del sistema ya está la cumbia villera, que son los verdaderos punks de este siglo XXI.

El sábado, con fresco y todo, en Niceto no entraba nadie más y el patrullero de afuera tuvo compañía con algunos que se quedaron sin entrada y fueron por si la suerte los hacía entrar. Como en los noventas, que si uno no tenía entrada no era el fin del mundo y siempre cabía esa pequeña posibilidad de entrar. Ya sea con la clásica amontonada hacía la puerta hasta que el guardía ceda en sus intentos de bloquear el pase, o la entradita trucha sin código de barra que al parecer es un invento de ahora. Una vez adentro andá a encontrar a veinte que los boludearon.

EUKZ ya lleva 25 años de carrera girando por todo el mundo presentando sus doce discos de estudio de punk rock crudo, con melodías que se esconden en tres acordes y la voz de Roberto "El Feo" que sigue intacta pese a todos los excesos que se nos puedan imaginar. El sábado, fiel al estilo del género, los temas pasaron uno por uno sin tiempo al suspiro. Desde "Hachis (soy un porrero)", hasta el cierre con "Mis Calzones", los treintañeros no descansaron ni para asimilar que el pogo ya no lo digieren como en sus veinte, y pese a camperas de cuero y botas, no hay moretón que aguante durante dos horas de buen punk, mezcla de los Pistols con Bad Religion, cuando el género entendió que incluir melodías no era tan mala idea.

Treinta canciones en menos de dos horas es un buen promedio para estos españoles de Burriana, Valencia, que según el google-imágenes tiene unas lindas playas y un buen puerto que al parecer es parte importante de la economía local. Ellos se pasean por algunas ramas del género sin olvidarse del taca taca necesario que hace que todo sea punk, sin embargo se asoman algunas pequeñas baladas, un poco de hardcore, garage y el punk rock en medio de la crudeza old school que fue su insginia durante veinticinco años de giras mundiales.

El patrullero solamente chupó frío, y los muchachos, pese a tomar cervezas del pico y putearse entre ellos a modo de soyporonga, se fueron del cheto Palermo para seguir la noche en algún otro barrio más punk, porque todos somos punks hasta que la banda que nos gusta toca justo en el medio de unos de los barrios más caros de Buenos Aires.
TODAS LAS FOTOS