Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Todo Aparenta Normal

Normalmente anormal

Cronista: Lucas González | Fotos: Alan Guex

23 de Mayo, 2014

Normalmente anormal

Palermo vibró y fue testigo de la presentación del nuevo disco de Todo Aparenta Normal: Rock, mística y psicodelia fueron algunos de los condimentos que embellecieron una noche a puro festejo.

La expectativa era mucha, tanto para la banda, como para el público. No era para menos, Todo Aparenta Normal presentaba su nuevo disco, Hijos del Mundo, y las ansias se pudieron apreciar en el público, que desde temprano fue acercándose al Roxy Live.


La fecha había sido anunciada con un par de meses de antelación, algo que se pudo apreciar en que la capacidad del local de Palermo estaba prácticamente colmada. Los músicos, uno a uno, coparon el escenario, y entre aplausos y gritos tomaron sus instrumentos: Juani Alfieri (batería), Lucas Barzan (guitarra), Alexis Koleff (bajo) y Nicolás Alfieri (voz y guitarra). La banda, al igual que en el disco, invitó a un viaje constante de los cinco sentidos. Los sentimientos y la sensibilidad fueron dos actores de reparto que se hicieron presentes en cada escena de la noche.

El arranque se dio con “Agazapado”, una de esas canciones con una lírica que le esquiva a los lugares comunes y además se amalgama con una hermosa melodía producida por la viola de Barzan. “¿Tienen ganas de moverse?” preguntó Nico Alfieri, antes de tocar “Calendario”, y su voz particular, tan hipnotizante como enigmática, envolvió a todos los presentes, y ellos, como no podía ser de otra manera se dejaron cautivar. Así fue que su figura con el correr de las canciones se agigantó, algo que se pudo apreciar cuando acompañado por un trío de cuerdas -dos chelistas y una violinista- interpretó “Nunca” y “Buenos Aires”, ambas exquisitas.

La batería de TAN tuvo su momento estelar cuando el otro Alfieri, Juani, se despachó con un gran solo, yendo de menor a mayor en intensidad y jugando con las luces golpeó a hasta el cansancio bombos y platillos, así como John Bonham de Led Zeppelin lo hacía en “Moby Dick”. Asimismo, cabe destacar el laburo de Koleff, quien en “Al intentar destruir” se lució aportándole la dosis justa de ritmo y precisión. “Es un momento muy lindo de la música emergente”, afirmó Nico luego de agradecer a los presentes dando por concluido el show.

Mística, intriga, sonidos audaces, temas que te vuelan a cabeza, son algunas de las respuestas que alguien podría dar si le preguntan por qué ir a un recital de Todo Aparenta Normal. Ver a estos cuatro muchachos en vivo es una experiencia que todo aquel que disfruta de la música no debiera privarse. El futuro del rock nacional llegó, y hace rato.

TODAS LAS FOTOS