Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Salta la banca

Saltar y arder

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Barbara Sardi

31 de Mayo, 2014

Saltar y arder

Salta La Banca se presentó el sábado 31 de mayo en Vorterix, la primera fecha dentro de los cuatro shows casi agotados en ese teatro a lo largo de dos fines de semana. Dos horas de entrega mutua, de calor constante.

Arder y mutar, así podría llamarse la segunda etapa en medio del éxito de Salta La Banca. Aterrizaron a la escena del rock dentro de la troupe apadrinada por Las Pastillas del Abuelo, al igual que varias bandas que nacieron con ciertos estándares de rock y evolucionaron con los mismos vicios literarios y musicales. No hubo competencia. Mientras la banda liderada por Pity Fernández tuvo un laburo de más de hormiga, de ascenso medido y recién ahí la masividad, para los demás, ese camino fue una maratón. Sin embargo, no todos pudieron ser Salta la Banca. Ya no es la nueva banda. Ya no crecen, evolucionan y ahí puede encontrarse la puerta mágica al aplauso masivo y popular.

A las 20.30 Vorterix estaba repleto, la mayoría estaba sentada, el público -adolescentes entre los que predominan chicas- ya sabe cuándo va a empezar, ya vivió esto varias veces. Se escucha a los músicos entrar, parece que los fans lo huelen. Unos gritan, otros cuelgan una bandera desde arriba con la frase “el sueño sólo entiende de pasión” y los más pogueros se apresuran para llegar cerca del escenario. Tienen todo preparado, alientan con el último canto, se abre el telón y suena “Somos”.

Hay dos Santiago Aysine, cantante de la banda, el que destila carisma y seducción. Ese le canta a todos, los mira, les habla, sonríe. Ellos sienten, responden cantando, viven segundos de felicidad. “Seremos” es protagonista de esa secuencia. Pero está el otro, el que canta temas más contestatarios como “Vosotros” –del disco C.O.P.L.A. (Canto obligado por Luciano Arruga)- y destila convicción cuando se indigna en cada frase de esa seguidilla de certezas tristes. El mensaje lo transforma y fortalece, eso marca la evolución en los últimos dos discos.

Los primeros invitados aparecen para “Nosotros” cuando sube León Rogani a cantar con Aysine y luego en “Brújula” a “un amigo de la casa” Alejandro. Juegan tocando cumbias entre tema y tema y hasta cambian los roles cuando tocan “El auto rojo” de Vilma Palma e Vampiros con el cantante en batería y Santiago Maggi, el tecladista, en voz.

“Vamos a hacer una canción más vieja y maricona de ese disco horrible que hicimos en la casa de Beto”, así presentaba Soldado, riéndose de Increíble su primer disco del 2007 al que le tienen gran aprecio pero que parece que todavía no pueden perdonar por no ser tan perfecto como querían que sea.

“Invierno Tibio” deja al descubierto toda la furia que puede dejar Beto Grammatico en un riff. Es el eje de Salta la Banca. Le da potencia, abre ese costado rockero y poderoso a cada tema. Equilibra esos constantes falsetes de Aysine, quizás no tan bien logrados por la adrenalina del vivo, y asombra en “Crimen”, ese cover correcto y cuidado de Gustavo Cerati, que tranquilamente podría haber sido mucho más arriesgado. 

Lo que provocan abajo del escenario es inmenso, la gente arde. Hay una entrega mutua entre el público y la banda. Hay mucho amor, adoración, amistad y hormonas, el cóctel ideal para que un recital sea tan pasional. La razón por la que en “Ilusa Ilusión” haya aproximadamente veinte personas subidas a los hombros de otras y canten en pleno éxtasis.

Antes de ir a los últimos temas, Aysine le dedica “Tan blanca tan azul” a su mamá que estaba allí y se despide con “La espada del recelo” y “Ellos”, mientras en la pantalla de fondo pasaban imágenes de diciembre del 2001 que terminan con una imagen de Luciano Arruga.

Salta La Banca ya saltó. La grandeza musical ya no se esconde, pero si sigue indagando, mutado y potenciando esos riffs poderosos seguro va a encontrar mayor fortaleza. La banda está caminando hacia esa profesionalidad que estaba buscando, con algunas debilidades pero muchas certezas: mensajes, historias y amor. Eso que la hizo masiva, que le da constantemente cariño y la inspira, eso que le llena el corazón.

 

TODAS LAS FOTOS