Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Attaque 77

Dado vuelta estás vos

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Jose Fuño

07 de Junio, 2014

Dado vuelta estás vos

Attaque 77 festejó sus 25 años el sábado 7 de Junio en el Teatro de Flores repasando grandes éxitos, repudiando el mosh y las drogas y bancando la lucha del Hotel Bauen.

-Ey, ey, ey.. ¿Qué pasa boludo? ¿Por qué se pelean?¡Ey, EY! 

Promedia el recital de Attaque y Mariano Martínez, cantante y guitarrista del grupo para el tema ante los abucheos del público, que no sabe por qué la banda dejó de tocar. Hay un par de pibes peleándose en el campo, y lo que sigue es un monólogo catártico de Martínez:

-¿Qué pasa? Se lo llevan como si fueran unos violentos… tranquilo, tranquilo. Loco, no se tiren de este lado porque lastiman a la gente que está acá adelante. ¡NO LO HAGAN MÁS!. 

El público aplaude, aceptan el descontento con los que estaban realizando esa práctica punk, aunque seguro varios de ellos alguna vez lo hicieron. 

-¡Me chupa un huevo!¿Cómo se llama la mierda esa qué hacen cuando se tiran? ¿Cómo? ¿Mosh?¿Qué quiere decir mosh, pelotudos? ¡Ni siquiera saben lo que quiere decir! Ven un video de Green Day y están copiando lo que venden los yanquis ¡No me rompan más las bolas con tirarse de este lado!¡No molesten a la gente que está acá adelante que tiene el mismo derecho que ustedes, boludo. Y déjense de romper las pelotas con el mosh, eso lo inventó Green Day. ¡Hagamos algo argentino, latinoamericano! Inventen otra cosa antes que el mosh ese pelotudo.

-Si así fue hasta hoy, hoy se tiene que terminar. “Solo el cambio es lo que perdura en el tiempo”, estábamos cantando eso, boludo. Usemos la cabeza, cambiemos de una vez. No quiero repertirlo cada vez que vamos a tocar….
-No sé qué mierda estábamos tocando…

Pasan 30 segundos y Mariano Martinez vuelve a repetir “¿Mosh, qué mierda es eso?”, está muy enojado y para sumar a la calentura un pibe del público le hace un gesto diciéndole que era un merquero y él responde, “No, yo no me drogo. Uso la cabeza, digo lo que siento, mi verdad”. El muchacho entre la gente vuelve a insistir con el gestito y Mariano vuelve a responder: “¿Sí? ¿Yo tomo merca? Chupame ésta, boludito. Vos sos un gil que te hacés el rebelde cuando tomas merca pero, ¿sabés qué es ser rebelde? Usar la cabeza, gil.”
La discusión termina con la continuidad del tema, ese que citó Martínez en medio de la discusión, “Cambios”.

La noche había empezado tranquila, con un clima de fiesta. No todas las bandas llegan a los 25 años. De hecho, esa misma noche Las Pelotas, otra banda referente del rock nacional, festejaba el mismo aniversario en el Estadio Malvinas Argentinas, pero esto no afectó la convocatoria que esperaba que saliera Attaque 77. La intro de “Eye of tiger” de Survivor, conocida por ser canción de la película de Rocky, empezó a calentar el ambiente y minutos más tarde el trío salió con “Ejército de Salvación” y “Oníricos”. En “Gil” y “Los Tiburones”, temas punkeros al palo, los pibes del público no paraban de hacer mosh. En un momento alguien iba a explotar.

"Tengo el agrado de presentar a un gran amigo que lo conozco de muy chico, cuando andábamos en bicicleta y patineta”, así presentó Luciano Scaglione, bajista de la banda, a Marcelo “Corvata” Corvalán, cantante y bajista de Carajo, para tocar “San Fermín”. Corvata estaba exitadísimo, era un fan más cantando con sus ídolos. Casi al final de la noche volvió a subir junto con otras personas que laburan con la banda para cantar todos juntos “Donde las águilas se atreven”, himno de Attaque 77.

Suenan los primeros acordes de “Matar dragones” y las chicas se ponen como locas. Gritan y se van quedando sin voz mientras cantan. “Esta es una canción de un disco que queremos mucho porque es el disco que nos devolvió la vida. Nos hizo creer que tenemos un grupo. Esta canción es una inyección de energía positiva”, Mariano hablaba de “Sueños” del disco Estallar que sacaron en 2009, el primero sin Ciro Pertusi.

Su apoyo a los trabajadores del Hotel Bauen es más que claro. Durante las últimas apariciones en diferentes medios, Mariano llevaba una remera que reflejaba esa lucha y hace dos semanas la banda cerró el festival por el aniversario del hotel bancado por sus trabajadores. Esa noche también tenía la remera y el grito se transformó en canción cuando le dedicaron a todos los laburantes del Bauen “Fábrica”, cover del grupo brasilero Legiao Urbana.

La energía siempre estuvo arriba pero los últimos 20 minutos del recital fueron el clímax. “Chicos y Perros” seguido de “Ska del éxodo” con ese coro tan prolijo de vientos y Scaglione en el contrabajo provocó el pogo más alegre de la noche. Pero todos los premios se los llevó Leonardo De Cecco, cuando se escapó de la batería para cantar, a pedido del público, “15 segundos” y explotar todo el teatro. El final quedó a cargo de la cumbia transformada en un clásico punk “No me arrepiento de este amor” de Gilda, ovacionado y esperado por todos los fans: los viejos, esos que los conocieron con el disco Invasión 88, el recopilatorio de bandas punks de esa época; los del nuevo milenio, que llegaron con el éxito masivo cuando sonaba “Western” y “Arrancacorazones”; y los del 2014, los adolescentes que heredaron de sus padres o hermanos discos con los que fueron creciendo y que ese día los escuchaban por primera vez en vivo.

Hay que tener huevos para hacer mosh, o ser un gran boludo, pero más huevos hay que tener para subirte a un escenario a los 16 años, bancarte la fama del punk, superar el éxito, sobrevivir a la ida del cantante -¡de un amigo!-, madurar musicalmente, resurgir y detonar todo en vivo. No es una tarea simple, pero los Attaque 77 siguieron su himno y no los van a detener.

TODAS LAS FOTOS