Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Blackabél

Noche de sueños

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

22 de Junio, 2014

Noche de sueños

La banda de rock progresivo presentó el pasado domingo su segundo disco La Nada y El Todo en The Roxy Live.

¿Cómo convivir con la luminosa oscuridad que rodea el largo solo de una guitarra en pleno siglo XXI? El rock argentino hace ya varios años que está mutando, y sus infinitas raíces afloran hacia cientas de ramas estilísticas que muchas veces se alejan de lo progresivo, de esa música viajera, por momentos interminable, casi carente de estribillos y escondida entre las penumbras más lejanas de la canción.

Blackabél retoma la vieja premisa setentosa que tanto supo brillar en nuestras tierras de la mano de Luis Alberto Spinetta al mando de Invisible. Tal vez aquel disco debut homónimo del año 1974 sea el empuje fundacional de esta banda que presentó su segundo disco, La Nada y El Todo (2013), el pasado domingo en The Roxy Live.

La fuerza de la canción se impulsa, paradójicamente, por el costado no cancionero de la obra. Mientras los largos y por momentos poco comunes acordes empiezan a sonar, el público arranca un viaje que se promueve desde arriba de las tablas. Amigos, familiares, fans, curiosos, todos de alguna manera emprenden su camino durante una hora y media de show. Probablemente sea distinto en cada uno, por su relación con la banda o sus inquietudes musicales, pero no hay dudas de que todos viajan hacia algún lugar.

La larga intro de “Puerta 7” (tema que da nombre al primer disco del año 2011) depara un eterno momento en el que las guitarras de Juan Manuel D’Andrea y Yamil Sara (además cantantes de la banda) se lucen por demás. Esas canciones que parecen no querer terminar nunca se adueñan de la sala. Y el viaje continúa.

“Es una noche para hablar de sueños, llegar a un lugar, correr, caminar”, explican los cantantes mientras agradecen la presencia del público que se acercó un frío y húmedo domingo por la noche al barrio de Palermo. Las influencias de la década de oro y exploración rockera cierran del todo cuando suena “Space truckin’” de Deep Purple. Y es lo más cercano a una cancioncita redonda que van a poder escuchar en la velada.

“6 para 3”, último tema de La Nada y El Todo, convida una base ideal para la batería de Alejandro Lambrini y el bajo de Camilo Baila. Suenan pocos temas pero parecen muchos más, no solo por la duración de cada uno sino también por los climas que van convidando. Y no parecen querer terminar nunca, pero luego de la presentación de cada integrante, el sexteto se despide con un tema del primer disco.

“Vamos a hacer la mitad de un tema para terminar”, dicen. Suena “Lo tendrás” y más de uno dirá en tono chistoso “menos mal que tocaron solo la mitad”. La banda se despide ante los merecidos aplausos de un show que ofreció la muy grata existencia de un grupo que aun apuesta al rock progresivo, dando un lugar a la improvisación, a las melodías intrincadas y a la incitación constante hacia un viaje musical impredecible.

Con la impronta de hace 40 años, y con destellos, sonido y calidad del año 2014, Blackabél presentó su segunda placa discográfica en The Roxy, y nos regaló a todos los presentes un domingo (y una semana) musicalmente incierto y exploratorio. Gran cosa para los tiempos que corren.

TODAS LAS FOTOS