Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Don Carlos

Veranito sólo para él

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Alan Guex

22 de Agosto, 2014

Veranito sólo para él

Don Carlos apuesta a una nostalgia eterna de la vieja escuela del reggae, pero con una banda de amigos que hacen dub del bueno.

En pleno show de Don Carlos, un amigo se acerca y con los ojos emocionados me dice que no entiende cómo hay personas que no gustan del reggae. Esas personas claramente no están bien en la vida o simplemente no conocen todo lo que tienen que conocer de este género eterno, que mutó cientos de veces desde que Lee Perry le bajó varias revoluciones al ska que sonaba por esa época.

Para acomodarnos un poco en la historia, Don Carlos fue clave en la historia de los Black Uhuru, una de las bandas más importantes de ese cambio que tuvo el reggae a fines de los setentas, para entrar a los ochentas con Sly & Robbie pudriéndola y agregándole una sección rítmica envidiable incluyendo sonidos que por el momento el reggae nunca se había animado a usar. Don Carlos dejó el grupo y comenzó su carrera solista con once discos que siempre recordaron a su ex banda, pero incluyeron aún más el dub como sonido base y apostaron por esa voz tan característica.

Ya perdimos la cuenta de cuántas veces vino al país, y quizás no entendamos la suerte de ser contemporáneos de los creadores de este género. Don Carlos es historia viva y pudimos verlo en Groove manteniendo ese registro de voz y acompañado de la Dub Vision Band para recorrer toda su discografía, mientras las chicas se desmayaban del calor y los chicos las arrastraban como trapos de piso buscando un poco de oxigeno.

Y eso que para enero falta mucho y se supone que estamos en invierno, pero el calor del viernes sumado al problema del sistema de ventilación de Groove, más los precios del agua mineral y que los chicos van sin comer al show hacen catástrofes y los desmayados se amontonaban en la puerta.

Mientras Don Carlos, en la suya, subía y bajaba los ánimos con canciones roots y otras más dubs, mechando su último trabajo Changes del 2010 ("Rude Boy", "I Love Jah Jah"), con ya clásicos de su larga carrera ("Young Girl") y hasta se dio el gusto de homenajear a otros históricos, como los Abyssinians con su gran hit "Satta Massagana". Variado y para todos los gustos, Don Carlos se bailó todo y nos llenó de elogios, incluyendo acto tribunero con bandera argentina en el escenario. Pese al calor, fue hora y cuarenta que pasó como si nada para darnos el gusto de disfrutar un poco de reggae old school, con una banda que lo supo llevar incorporando buen dub para activar las primeras flores de esta primera cosecha que se sintió en todos los rincones de Groove.

Y claro que es difícil de comprender cómo puede haber alguien a quien no le guste este género, pero desde que nuestros padres empezaron a tararear un tema de Marley mientras sonaba en la radio, el reggae ya ganó y debe sentirse orgulloso de todas las barreras que rompió luego de tantos años de rechazo. Argentina es una parada obligada que siempre reúne a un público gigante y por eso cada tanto podemos ver a estos mitos que por suerte aún respiran y nos recuerdan cómo era el reggae en sus comienzos.

TODAS LAS FOTOS