Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pedro Aznar

Música para paladares exquisitos

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Anabella Reggiani

30 de Agosto, 2014

Música para paladares exquisitos

Pedro Aznar presentó su show “A la carta”, con un repertorio elegido por el público vía internet. La lista recorrió todas las épocas del ex Serú Girán en una noche que se disfrutó de principio a fin. 
 

El Luna Park estaba colmado el sábado por la noche y el público se repartía en todas las edades. Había algunos niños, muchos jóvenes y adultos de más de 50, seguramente testigos de toda la trayectoria de quien los había reunido. Pese a que el inicio del concierto se demoraba, el público esperaba con tranquilidad para degustar el menú.

Cuando las luces se apagaron, la gente comenzó a estar un poco más impaciente hasta que aparecieron Pedro Aznar y su banda compuesta por Alejandro Oliva en percusión, Julián Semprini en batería, Coqui Rodríguez en guitarras y Tomás Fares en teclados. "Estoy muy contento de estar aquí. Las canciones fueron elegidas por ustedes y las eligieron de maravillas, con mucho criterio, así que esto es de ustedes", dijo Pedro, quién fue un verdadero anfitrión.

Como todo buen menú a la carta, el público pudo elegir entre delicias muy variadas. La entrada estuvo compuesta por "Quebrado", "Par" y "Mientes", que fue acompañada por un exquisito solo de bajo que deleitó a todos. No faltaron "Ella se perdió", "Tu amor", ni la dolorosa "Ya no hay forma de pedir perdón". El plato principal tenía ingredientes especiales como "La Pomeña", momento en que el Luna Park verdaderamente se sentó a escuchar, hipnotizado por la interpretación.

En "Sólo Dios sabe", Pedro actuó de maestro y dirigió al público en los coros quienes de manera prolija repetían "sólo Dios sabe nuestros destinos". "A primera vista", el tema de Chico César, dejó el aire con toques de dulzura, hasta que llegó la potente "Viernes 3 A.M". El combo del nudo en la garganta siguió con "Amar y dejar partir" y con "Como la cigarra" de María Elena Walsh, en la que proyectaron una imagen de las Madres de Plaza de Mayo de fondo -"Hice un nudo en el pañuelo, pero me olvidé después que no era la única vez...y seguí cantando"-.

"Jealous guy" le dio el toque lennoniano a la noche, seguido del "Faro de los ahogados" de Os Paralamas. Con "Ahora" sucedió algo muy especial: como en el tema original la canción se fusiona con el silencio, Pedro pidió al público que se sumerja en una "meditación colectiva". Así sucedió, y de repente el Luna estaba en completo silencio, no se escuchaba ni un murmullo y la paz que se generó por esos segundos fue indescriptible, hasta que alguien no aguantó más y tuvo que aplaudir para cortar con el clima, un clima que sólo alguien como Aznar puede generar. 

Para el postre quedaron unos covers muy bien elegidos, entre los que se encontraron "Trouble" de Coldplay, "Karma police" de Radiohead y "Wild horses" de The Rolling Stones, que según el músico, era un gusto que se quería dar y terminó siendo un tema que la gente disfrutó mucho. 

El show fue impecable, y si bien la lista era un poco predecible porque hay temas que no pueden faltar, hubo muchas sorpresas y eso dejó al público más que contento. "Si fuera por mí, me quedaría dos noches más", se despidió Pedro y puede estar tranquilo que llegado el caso, su público lo va a acompañar.

TODAS LAS FOTOS