Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Gustavo Cerati

Un Ángel Eléctrico

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Beto Landoni - Anabella Reggiani

04 de Septiembre, 2014

Un Ángel Eléctrico

El 4 de septiembre de 2014 quedó grabado en la historia del Rock Nacional cómo un día negro por la partida de este mundo del inolvidable Gustavo Adrián Cerati Clark. El músico fundador de Soda Stereo y de una trayectoria solista más que rica, falleció luego de estar más de 4 aňos internado, debido a un fatal ACV. Sus restos fueron velados en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, y sus fans se despidieron de él dejando en claro su eterno e inolvidable esplendor, generando más de 15 cuadras de cola para decirle adiós.

Un día gris. Todo el tiempo fue así. Su horrible clima daba indicios que sería una fecha marcada por la tragedia. Y así fue que las noticias de que el gran héroe del rock iberoamericano se despedía para siempre, eran cada vez más ciertas.

Los medios de comunicación estaban anonadados, y daban la poca información que se tenía hasta ese momento. Lo que sí todos confirmaban, es que tal lo había arreglado la familia, la despedida para todos sería en la Legislatura Porteña. A partir de ese entonces, recién entrada la tarde, la gente empezó a llegar de todas partes para colapsar las veredas cercanas al edificio.

Los fanáticos vivían sus duelos de diferentes maneras: desde caras tristes y desconsoladas, hasta locos llenos de nostalgia que intercambiaban recuerdos de diferentes épocas y rarezas por celular. 

Alrededor de las 22, las puertas se abrieron y comenzó la despedida del gran cantautor argentino, del que cruzó todas las fronteras El que se inmortalizó con sus melodías. La noche siguió, y ese mar de personas al que tanto arte le había regalado, se encargó de inundar todo con flores, lágrimas de afecto y aplausos interminables llenos de amor. Su madre Lilian, la de la fidelidad materna a flor de piel, estuvo presente en el lugar como cada tarde que lo fue a visitar a la clínica de rehabilitación ALCLA, estos últimos cuatro años. 

El llanto de todos fue inevitable, pero a quien se ama y se lo respeta, se lo despide así (si esto genera alguna duda, pregúntenle al cielo por qué no para de llorar desde anoche...).

Pero aunque duela, la realidad es que su enseñanza y su influencia está en cada una de sus obras y eso lo va a mantener siempre vivo. Ahí dentro viven su esencia y sus virtudes, su locura y su poesía. 

Desde su refrescante Soda Stereo inicial, hasta esa Bocanada de Fuerza Natural propia de Gustavo, llena de Amor Amarillo. Y si bien es verdad que se fue el último gran poeta del Rock Nacional, el mito de este grande sólo está escribiendo una parte de la historia. Su inoxidable trayectoria va a seguir emocionando a todos cada vez que lo nombren, y va a seguir influenciando y llenando de cultura a las nuevas generaciones.

Sembrando arte hiciste que tu luz y tu magia nunca dejen de brillar.

¡Gracias Totales, Gustavo Cerati!

TODAS LAS FOTOS