Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Autenticos Decadentes

ADN de alegría argenta

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Barbara Sardi

13 de Septiembre, 2014

ADN de alegría argenta

Los Auténticos Decadentes festejaron sus 28 años en el Teatro Coliseo durante dos noches desbordadas de alegría donde todo el público bailó al compás de sus clásicos.

“La argentinidad al palo”. Así podría describirse la fiesta de Los Auténticos Decadentes. Es que no hay fiesta donde ellos no aparezcan, quizás porque fueron uno de los primeros que se animaron a mezclar el rock con la cumbia para configurar el ADN de la alegría argentina.

La previa empezó con Diego Demarco, guitarrista de los Decadentes, quien sigue presentando su disco solista Casi Nada, con gran aceptación entre el público. Mientras la banda toca “Estrella Fugaz” las butacas se van llenando con familias enteras -desde los abuelos hasta los nietos-, parejas y amigos que iban a disfrutar de una banda que durante años sigue acumulando generaciones de fans.

Cuando las luces se apagan, el telón comienza a levantarse y de fondo suena una intro lenta y sinfónica, que a medida que sale la casi docena y media de músicos empiezan a tocar, se convierte en “La guitarra”. Automáticamente la gente se levanta de sus asientos con cámaras y celulares en alto y hasta vuelan papelitos. Las butacas dejan de tener sentido, algunos se quedan bailando en el lugar y otros se corren a los pasillos. No hay un perfil de fan, el público es diverso, la única similitud es la alegría: bienvenidos a la fiesta popular. 

Suena "Los piratas”, todo se oscurece sólo alumbra una luz roja y esa imagen de fiesta de casamiento a las 4 am es inminente. Sólo faltan los gorritos y la copa en mano, porque la sensación de disfrute está acá, como el infaltable cuarentón que abraza al amigo y baila con esa cara de “por dos minutos sigo siendo soltero y loco”.

Gustavo “Cucho” Parisi, agradece después de todos estos años en los que recorrieron con su música tantos países poder estar tocando “en el mejor lugar”, en su país, en Argentina. Llega el turno de Jorge Serrano y éxitos como “Corazón”, “Diosa” y “Auténtica” dedicada a una de sus hijas, y también a las otras, para que no se pongan celosas. Más tarde también se subió al escenario su esposa, Alejandra Costa, para cantar “No me importa el dinero”, el momento más romántico y familiar de la noche.

Demarco, el responsable con sus calzas de cuero del look punk de todos los músicos, trajo a la noche clásicos como “La prima lejana”, “Besándote” y “El gran señor”. Cucho vuelve a tomar el mando y adelanta uno de los temas de su próximo disco “Carnaval de Ayacucho”. Y luego recordó los origenes de "La sal de la vida", otra novedad. “Esta canción la hicimos en el 2001 cuando se estaba cayendo el país y había un sentimiento que seguía vivo y era ese que tiene un padre por los hijos, así que se la quiero dedicar a mis hijas”.

El único invitado de la noche fue Pipo Cipolatti que según Cucho es “una gran influencia para toda la banda y el rock nacional” que no vino sólo a cantar sino también a versionar el famoso “Vení Raquel” por “Vení Mabel”, ya que él siempre le cambia el nombre. El líder de Los Twist se quedó para cantar “Entregá el marrón” y explotar la primera noche. Así, entre un clásico y otro, los Decadentes se despidieron hasta el domingo, donde el cumpleaños iba por un segundo round.

Los Auténticos Decadentes son una parte de la cultura argentina, trascienden géneros y generaciones. No tienen límites, su alegría viajó por todo el mundo pero siempre vuelven porque acá el calor y la alegría se sienten con más complicidad. Las butacas no impidieron bailar y la formalidad del teatro no los apichonó, porque la fiesta era toda de ellos y de su público. 

TODAS LAS FOTOS