Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Joe Satriani

El extremista de la guitarra

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

26 de Septiembre, 2014

El extremista de la guitarra

El músico estadounidense volvió al país en el marco de su gira Unstoppable Momentum World Tour rodeado de una banda increíble para repasar sus hits durante dos horas de show.

“Satch”, “Joe”, “El profesor” -ya que le marcó el camino a alumnos como Steve Vai y Kirk Hammett-, son todos sobrenombres que recibe el bueno de Joseph; pero cuando Satriani empieza a tocar, todos los apodos quedan obsoletos. Su calva, sus anteojos negros y su Ibanez, dejan de ser su marca registrada, porque la magia, está en sus dedos.

Si repasamos la lista de artistas donde puso sus violas, que incluye a Deep Purple, Mick Jagger, el G3 o Chickenfoot, parece que a Joe no le gusta estar solo, pero cuando tiene que estarlo, el estadounidense no tiene un pelo de zonzo (?). Para esta gira se trajo a dos tercios de los Aristocrats, el grupo liderado por el genial Guthie Govan: Marco Minnemann en batería y Bryan Beller en bajo, completando la formación con el interminable Mike Keneally (Frank Zappa) en teclados y violas.

Justo cuando la guitarra seguía llorando por la muerte del “Negro” García López, Joe volvió a Buenos Aires para consolarla. En el comienzo de su show, el virtuosismo se sube al caballo del rock sureño para caer en el tremendo riff entrecortado de “Jumpin’ In”. “Devil’s Side” aporta su cuota de oscuridad, mientras que “Flying in a Blue Dream” relaja al Gran Rex con su sonido celestial.

Obviando el protagonismo de Joe, la banda merece un análisis aparte, y la lupa cae principalmente en Minnemann. Descartando su monumental solo de seis minutos, con sus arreglos, su técnica y su vigor al golpear los parches, podemos decir que esta es la formación de Satriani con sonido más pesado. Keneally aporta colchones de teclados (“The Crush of Love”) y no teme en ponerse en modo versus, viola contra viola, con el dueño del show, sin dejar de lado los solos y el groove que inserta Bryan Beller.

Cuando Satch dijo que iba a presentar su último trabajo, lo dijo en serio, porque sonaron ocho de los once temas de Unstoppable Momentum. “I’ll Put a Stone on Your Cairn”, “A Door into Summer”, confirmado el ¿fetiche? del violero con esa estación, “Lies and Truths” y la mega feliz “Three Sheets to The Wind”, difícil de entender cómo nadie la usó en una publicidad.

La principal crítica que reciben este tipo de artistas es la del “exceso de notas”, pero Satriani sabe cómo equiparar la balanza, ya que es un gran creador de melodías. ¿A quién no se le estruja el corazón con “Cryin’”? Está claro que nadie salía vivo de Corrientes 857 si no aparecían los hits, y aparecieron: “Satch Boogie” tema que le dio su apodo, la sensiblera “Always with Me, Always with You”, “Surfing with the Alien”, la charla que tiene Joe con su público en “Crowd Chant” y la infaltable “Summer Song”.

Joe Satriani volvió a deslumbrar a todos con su bolsa de trucos pirotécnicos, con una banda que le dio una vuelta de tuerca a los temas viejos/nuevos con dos horas de show, para deleite de los guitarristas ahí presentes.

TODAS LAS FOTOS