Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The Skatalites

Gracias por la magia

Cronista: Nahuel Perez | Fotos: Alan Guex

09 de Octubre, 2014

Gracias por la magia

The Skatalites celebró sus 50 años de trayectoria en el Teatro Vorterix, el jueves 9 de octubre, como parte de su gira "Anniversary Tour" por Sudamérica, y se reencontró por quinta vez con un público tan bien predispuesto, que hasta se llevaron papel picado listo para tirar.

9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1… ¡Freedom! Con una sólida formación de tres en el fondo y cinco al frente, la banda de Lester Sterling, único miembro original en la actual alineación, salió al escenario con su característica apertura, “Freedom Sounds” y despertaron una eufórica efervescencia que no conoció el cansancio.

Como siempre, la estrategia fue simple; una lista con 17 de sus mejores canciones –la mayoría del hito “From Paris with love”- y el viejo chamán Lester en saxo alto, Azemobo “Zem” Audu en saxo tenor, Andrae Murchison en trombón y Kevin Batchelor en trompeta turnándose para hacer delirar a las cerca de mil quinientas personas que asistieron a esta nueva cita Ska-Reggae.

Durante “Music is my occupation”, “River Bank”, “James Bond Theme”, “Latin goes ska” y “You should have known better”, el público coreó los fraseos musicales que iban y venían picarones, como si se trataran de una lírica incomprensible, y que a la vez lo decía todo. Luego, The Skatalites sacó a la cancha a su jugadora más carismática, la queridísima Doreen Shaffer

La dueña de una curtida voz llena de mar y de sol cantó la infaltable “My boy lollypop”, “Golden love”, “Nice time” de Bob Marley, “When I fall in love”, en cuyo embrujo el público se calmó por primera y única vez, y le dedicó “Can’t you see” a la leyenda del ska Delroy Wilson. La amable pitonisa cerró su actuación con “Simmer Down”, y se retiró con una merecida ovación.

Lejos de aflojar, The Skatalites sacó a relucir varios de sus himnos y alguna sorpresa más; en “Rock fort rock”, el veterano bajista Val Duglas, hasta entonces sentado y tranquilo, se paró para dar una cátedra junto al enorme Trevor “Sparrow” Thompson en batería, con tremendos solos plenos de groove y jerarquía. El guitarrista Nutty Frenchy se hizo presente con un solo propio que hasta fraseó Voodoo Child de Jimmy Hendrix.

“Three little birds”, también de Marley, fue un regalo para cantar entre todos, y Sterling entonó “Guns of Navarone”; nada se entendió y no hizo falta. Su voz gruesa y gastada es fuelle de un instrumento único. Si bien “Freedom sounds reprise” cerró definitivamente el show, fue coreando “Phoenix city” que el público, en un acto de resistencia inédito, arengó durante veinte minutos, negándose a desalojar el Teatro Vorterix.

Durante una hora y media de fantasía, la gente no paró de saltar, cantar, bailar y balancearse al ritmo del mejor ska del mundo. Al final, un trencito de un centenar de personas paseó por todo el auditorio negándose a aceptar que The Skatalites ya no saldría más a escena, y coreó como en una tribuna futbolera, sin perder fuerza, un motivo musical que hoy ya es bandera.

TODAS LAS FOTOS