Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Armada Cósmica

Ser eternos por un Niceto

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Barbara Sardi

23 de Octubre, 2014

Ser eternos por un Niceto

Cualquier boludo podría catalogarlos de pseudo-punkitos, pero los que estuvieron en Niceto presenciaron el show de una banda con identidad, talento y creatividad, barcos que en los últimos tiempos no amarran a menudo en los muelles del rock. Crónica y fotos de La Armada Cósmica en Palermo.

Estremecer los cimientos de cada oído donde pisen es la ambición combustible que hace andar a paso firme a La Armada Cósmica. Que "Terremoto" sea el primer tema de su disco y el elegido para abrir Niceto es la expresión terrenal de ese concepto. El vértigo del arranque, pasadas las nueve, se fue con "Revolcarse" y "Chupan el cable", y en escena quedaron enfrentadas la euforia y la calma; llegaron "Cinco delfines" de Thisparados, agrupación que formaban los integrantes de La Armada en otra vida musical, y una respetuosa versión de "I wanna be yours" de Arctic Monkeys, ficha que la banda apostó en la noche del jueves al amor.
 
Armados de instrumentos, los soldados de esta fuerza musical defienden por tierra su fundamento cósmico "100% paz mundial", y no falla ante sus críticos enemigos de turno. Ellos son el teniente Daland Sepum en voz y guitarra, el brigadier Alejo Ferreres en guitarra, el coronel Juan Segovia en bajo y el capitán Matías Luke en batería. Juntos tienen la voluntad de llevarse el mundo por delante con su arte como escudo. En Niceto, territorio que ya sienten como trinchera propia, lo hicieron otra vez.
 
Daland pareciera llevar en el ADN la actitud del frontman, su cuerpo no hace esfuerzos para moverse de un lado al otro del escenario con cadencia de rockstar y gesticulación provocadora. La música lo subleva, sin embargo cuando conecta con su Eastwood guitar luce poseído por vaya uno a saber qué fuerza demoníaca que lo hace deslizarse y sacudirse al ritmo del sonido, convirtiendo al instrumento en una extensión fálica de su cuerpo, que goza al ser tocado y da gozo al ser escuchado.
 
El repertorio de canciones giró en torno al único álbum de la banda al momento, Budapest, lanzado en 2013. Así se sucedieron "Say hello Madame" y "Flowers & powers". Sin embargo también hubo espacio para novedades y homenajes con invitados de súper lujo. Del próximo trabajo discográfico, se escuchó "The way she spends my money", cuya recepción por parte del público funcionó como indicio de que lo que viene dará que hablar. El músico y productor Leo García fue convocado al escenario para versionar "Juego de seducción", in memoriam de Gustavo Cerati, lo que configuró uno de los momentos más emocionantes de la presentación.
 
Revitalizados tras el corto que antecede a los bises, los chicos salieron a detonar sus últimos cartuchos; todo comenzaba a terminarse con "la tía Misu" y "La isla Maciel". Faltando dos vueltas para la bandera a cuadros, otro amigo dijo presente sobre el stage: Richard Coleman fue guitarra de "Sabe tu mente" y "Botón". 
 
La sirena apoyada sobre el piso sonando junto al micrófono mientras La Armada Cósmica se retiraba del escenario puso fin al show. En el aire gobernaba la satisfacción de haber dejado todo en Niceto, siempre buscando ser eternos por un instante.
TODAS LAS FOTOS