Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Brujos

Sonido Salvaje Ya!

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Anabella Reggiani

01 de Noviembre, 2014

Sonido Salvaje Ya!

Con entradas agotadas, Los Brujos oficializaron sus shows de regreso con un doblete espectacular e inolvidable en el Teatro Vorterix.

Aquel primer show de Los Brujos Modelo 2014, realizado en el Centro Cultural Recoleta en el marco del Festival Ciudad Emergente, sirvió como vermouth. La fecha en el Mandarine Park, terminó siendo un doblete en el viejo Teatro de Colegiales, y si nos dejamos llevar por las condiciones climáticas que azotaron Buenos Aires y sus alrededores, hay que agradecer ese cambio de último momento.

El sábado 1 de noviembre fue la primera noche de brujos, y para las 21 el lugar reventaba de gente. Un rato después, la banda salió con un instrumental tremendo, para luego hacer Gagarin, una canción nueva que nombra al primer hombre puesto en el espacio por la ya extinta Unión Soviética.

Mientras los aplausos hacían arder las manos, una muchacha asiática dijo su frase clave para que la locura estallara en Psicosis Total. Ahí ya nada tuvo sentido: pogo y mosh garantizado. La clásica Canción del Cronopio, que abre su primer álbum Fin de Semana Salvaje (1991), y una versión alucinante de Vudú, siguieron en una lista que supo intercalar sus clásicos de los 90 con las canciones que saldrán en un próximo álbum.

La genialidad de la noche estaba en los detalles: cuando interpretaron la siempre tan loca Gente Pelea, todos se pusieron máscaras (hasta los plomos las llevaban), los cantantes Elle Illuminatti (Ricky Rúa) y ZPQ (Alejandro Alaci) le cantaban a una cámara colocada en uno de los micrófonos principales que los mostraba en la pantalla de fondo, y el resto de la banda prendieron linternas en sus frentes. Aunque si realmente se tenían dudas que son capaces de cualquier cosa, imposible no pensar en Sasquatch, y las voces de la banda chocandose sobre el escenario, bailando frenéticamente, y cantando tirados en el piso. La locura era el plato fuerte de la noche.

El doblete Flipper y Piso Liso, de su segundo álbum San Cipriano (1993), fue un momento incomparable: bastaba ver a las distintas generaciones saltar y descontrolarse en un mismo lugar. No obstante, alguien gritó en tono gracioso: ¡Despacio que estamos viejos!, para la risa de muchos que se sintieron identificados. Los cantitos de la gente no pararon en toda la noche. Después de cada tema, se hacían sentir en señal de agradecimiento por volver. Por hacer que ese mito que habían creado, vuelva a ser realidad.

De repente, Etna Rocker (Gabriel Guerrisi) tomó el microfono para hacer una canción nueva llamada No soy John, en la que además de cantar le sumó un punteo bien pegadizo. Después de Yo caí por tu amor, los bailes robóticos de ZPQ dijeron presente mientras la banda interpretaba Beat hit, el tema con el personificaron la vuelta.

Las versiones de Tónico para soñar I, II y III elevaron las mentes de todos los presentes, que coreaban al compás de la música, y mientras cantaba la voz en clave espacial de Myte (de Myte y sus Linternas Verdes). Para seguir en ese ambiente experimental, los cantantes regresaron al escenario, mientras que el resto de la banda se retiraba, para jugar y hacer sonar a una especie de ojo que disparaba ruidos electrónicos. Sí, sonidos siderales.

Para la segunda parte del show, se vistieron todos de blanco e interpretaron Histeria Total y Gabo, canción dedicada a Gabriel Manelli, fallecido bajista fundador de Los Brujos y Babasónicos. Muchos se quejaron que en el show del Emergente, no tocaron sus hits más inolvidables. Para todos esos, Los Brujos le dijeron Ahí los tienen, y se despacharon con una versión super potente de la inoxidable Kanishka, y con otra mejor de Aguaviva, para delirio de la gente. Con un tema nuevo se despidieron del escenario, y todo hacía pensar que quedaría ahí.

Pero no: la banda volvió para hacer Capicúa, mientras en la pantalla de fondo aseguraban que tenían el control de las mentes de los presentes, y que ya nada iba a ser como antes. Para el final, Myte volvió al escenario para interpretar Mi papi no te quiere, para cerrar de la mejor manera la vuelta más esperada del Rock Nacional. The aliens are back!, gritó Elle Illuminati para asegurar que están de vuelta, y no se van más.

Locura, frenesí, pasión, energía, y cuántas otras sensaciones podrían describir esta vuelta. Los Brujos dejaron en claro que tienen material nuevo de sobra, que sus canciones siguen siendo clásicos y que su luz nos va a seguir guiando, gracias a su fuerza cosmogonal. Sí, la leyenda alternativa es realidad¡Gracias por volver!

TODAS LAS FOTOS