Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Movistar Free Music

Un submarino amarillo en Buenos Aires

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Gentileza: Prensa

01 de Marzo, 2015

Un submarino amarillo en Buenos Aires

Ringo Starr tocó el domingo frente a 60 mil personas en el Movistar Free Music con un repertorio de temas propios, de los Beatles y de otros artistas. Además estuvieron Charly García, David Lebón, Catupecu Machu y Onda Vaga.

El planetario porteño y sus bosques sobre la Avenida Sarmiento y Figueroa Alcorta se llenaron de fanáticos de los Beatles que llevaban sus remeras puestas y sus carteles del submarino amarillo. Todos fueron a ver a Ringo Starr, el cuarto Beatle, como así lo denominó Fernando Ruiz Díaz, líder de Catupecu Machu. El exbaterista de, para quienes es la mejor banda del siglo XX, está acostumbrando a los argentinos a sus visitas. Y el domingo dio una velada llena de rock muy bien tocado y con la mejor onda sobre el escenario.

Pero el festival no se valió solamente de la presencia de Ringo, sino que tuvo sus representantes nacionales. Entre los que se puede destacar a los Durabeat, encabezados esta vez nada más y nada menos que por David Lebón y Charly García, quienes tocaron a su manera éxitos de los Beatles. Medio Serú Girán acaparaba la atención de todo el mundo con un Charly contento y agradecido de poder tocar en esa fecha. Lebón estaba más en un segundo plano y acompañando al resto de la banda, aunque tuvo momentos de dueto de voces con Charly donde ambos se reían y generaban simpatía en un público con la sonrisa de oreja a oreja por poder ver a estos dos grandes del rock nacional haciendo temas de su banda favorita.

Minutos después se presentó Onda Vaga frente a un público completamente heterogéneo, compuesto por gente que pasaba los sesenta, con pelo largo, barba, y muchos con jeans oxford, camisas o remeras holgadas y desteñidas. Abuelos que iban con sus nietos de diez años, para mostrarles y compartir su pasión rockera. Y por su puesto los jóvenes de 20 a 30 años que bailaban con temas como "Va al oeste", "Me pega fuerte", y "Sequía de amor". Algunos rockeros de antaño tenían cara larga y de aburrimiento, y hasta se escuchó a uno diciendo "estos pibes ya no saben que tocar".

La última banda antes de Ringo fue Catupecu Machu, que está de festejo por sus 20 años. La banda de Fernando Ruiz Díaz recién había llegado al país, procedente de Paraguay donde habían terminado de tocar a las 2 de la mañana. Mientras ellos tocaban, el artista plástico Ricardo Liniers estaba pintando cuadros con temática Beatle que se vendían a la gente. Y a pesar de la falta de sueño, Catupecu hizo una presentación bien a su estilo, con toda la energía, moviéndose en el escenario, haciendo que el público salte y cante sus temas. "Hoy se nos cumple un sueño, tocar con Ringo. En estos veinte años pudimos talonear a muchos referentes, pero esta es la máxima", sentenció el cantante sobre lo especial que fue para ellos este show.

Ya de noche, el festival estaba lleno y se podía ver que desde la calle había una gran cantidad de fanáticos que se arrimaban para ver y escuchar a Ringo Starr, quien sin complejos de estrella, apareció un ratito después de Catupecu. Abrió con "Matchbox", cover de Carl Perkins, y siguió de inmediato con dos temas suyos como "It Don’t Come Easy" y "Wings", cantados por él. Ringo podrá ser grande pero estaba vestido como los rockeros de hoy en día. Un jean ajustado y desprolijo, cadenas plateadas con estrellas, anteojos oscuros y un saco de seda. La All Star Band tuvo mucho espacio y cada uno cantó un tema, y hasta en algunos casos, más todavía. Hicieron versiones muy prolijas y con momentos de virtuosismo entre los guitarristas, de "Rossana", "Africa", y "Hold the line" de Toto; y fueron variando con "Oye como va" de Tito Puente y "Black Magic Woman" de Santana.

Ringo tuvo una interacción bastante particular con su público que le cantaba el "olé, olé, olé Ringo, Ringo", y él mismo lo paraba con un gesto de brazos hacia abajo y cortante que causaba muchas risas entre la gente. Y cada tanto volvía a pedir su "olé…". Su propia banda, que saludó mucho al público y arengó para que le canten al ídolo, lo denominaban como "el jefe", quien alternó mucho en escena entre ser el frontman, baterista y tecladista.

El gran momento de la noche se lo llevó "Yellow Submarine", y como dijo el señor Starr "el que no conoce este tema, para qué está acá". Y los fanáticos vibraron, cantaron y saltaron al ritmo del submarino que cerró la noche con "With a Little Help from My Friend" de los Beatles pegado con "Give Peace a Chance" y un "good bye Argentina".

TODAS LAS FOTOS