Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Mandinga Tattoo Show

Tattoo you

Cronista: Lucas González | Fotos: Gentileza prensa

06 de Marzo, 2015

Tattoo you

Miles de personas se acercaron al primer día del Mandinga Tattoo Show en La Rural.

Que el tatuaje dejó de ser tabú, de a poco y al igual que la marihuana (por ejemplo), se va convirtiendo en una frase hecha. Muestra de ello es que la undécima edición del Mandinga Tattoo Show se llevó a cabo en La Rural, centro de exposiciones por excelencia (anteriormente se había dado en el Bauen Hotel). Una victoria cultural. Sin embargo, lo que se dio el viernes por lo noche –primero de los tres días que dura la muestra- es un pantallazo general de lo que hoy es una cultura que vive un espléndido y rebosante actualidad, en donde la vieja y la nueva escuela se encontraron. “Es el triunfo sobre un montón de prejuicios”, le dijo a El Bondi uno de los principales artificies del evento y creador del estudio que encabeza la movida, Diego Staropoli. Además agregó que “más allá de lo personal, es un logro colectivo de todos aquellos que aman esto”.

No obstante, Staropoli señaló que “Argentina posee un gran nivel de tatuadores, no tiene nada que envidiar a nivel internacional”. Justamente, uno de los atractivos del Tattoo Show son los artistas extranjeros: españoles, mexicanos, brasileros (altamente solicitados), ingleses, y hasta paraguayos. El predio, como se sabe, es enorme y la oferta para dejar una marca indeleble en la piel era abrumadora. A cada paso se podía oír una maquina zumbando y alguna que otra cara de sufrimiento. Lo más parecido que podemos encontrar a un gangbang de tinta.

La música fue otro de los aperitivos que tuvo la tarde-noche. La entrada, por decirlo de alguna manera, estuvo a cargo del Natty Combo, banda de reggae en la que predominan los vientos. Un bloque instrumental dio paso a “En llamas”, ocasión que Sergio Colombo (cantante y saxofonista) aprovechó para mencionar que la canción habla de Lugano, su barrio, “de donde además salió el señor que armó todo esto”, en referencia a Starapoli. Acompañados por un sonido contundente (algo que no suele suceder en esta clase de eventos) y por una buena asistencia, la banda continuo con “El tiempo” y “Tu juguete”, entre otras. Asimismo, se podría decir que el plato fuerte fue el trompetista Hugo Lobo en formato solista. El creador de Dancing Mood desarrolló, en un bloque de aproximadamente una hora, las variantes rítmicas que lo caracterizan.

Al margen de los tatuajes y de la música, el Tattoo Show se pobló de stands con una variada oferta de productos: desde corsets y vestidos para un complementar un look Pin Up hasta cuchillos y catanas. Claro, para defenderse de un eventual ataque ninja. También, aunque en menor medida –por suerte- hubo un berretin de mujeres con poca de ropa en uno de los puestos. Algo que, al parecer, resulta inherente la movida.

En lo que respecta a la convocatoria, para El Cucu, tatuador y socio fundador de Mi Santa Guadalupe: “En la previa siempre hay mucha expectativa, y sabíamos que el primer día suele ser un piloto, pero el flujo de gente que hay es bastante importante”. Y no estaba tan errado, ya que, pese a ser viernes por la tarde –con todo lo que eso conlleva- la afluencia de público fue considerable, aunque había espacio para moverse con comodidad.

Sobre el cierre del evento, llegó el característico concurso de tatuajes. En esta edición las categorías fueron: Tribal, New School, Black & Grey (incluyo, entre los diez concursantes, un  excepcional rostro de Mick Jagger en un muslo), Diseños, Neo Tradicional y el mejor del día. El jurado, encabezado por el propio Starpoli (como no podía ser de otra manera), estuvo conformado por un selecto grupo de tatuadores. “La magnitud del evento es tan imponente para nosotros como para ustedes”, comentó el creador de Mandiga Tattoo desde el escenario y de cara al público, antes de de iniciar el evento que podría el punto final al primer día.

El tattoo llegó a La Rural, ¡y de qué manera! Miles de personas se acercaron a lo que fue el debut del Mandinga Tattoo Show en las grandes ligas. Tinta por doquier, una organización artesanal y mucha camaradería entre los organizadores, fueron las características de un día que cumplió con las expectativas. 

TODAS LAS FOTOS