Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Steve Hackett

Vendiendo Buenos Aires por una libra

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

12 de Marzo, 2015

Vendiendo Buenos Aires por una libra

El ex guitarrista de Genesis entregó un show de más de dos horas con todos los éxitos del legendario grupo, basándose en la fineza que lo caracteriza.

El rock progresivo es un género que tuvo su apogeo en los años ’70 en Inglaterra; grupos como King Crimson, Yes, Pink Floyd, Jethro Tull y Emerson, Lake and Palmer, mostraban composiciones complejas y con estructuras diferentes al “verso - estribillo” que marcaba el Pop. Genesis también formó parte de ese lote, pero cuando el Punk surgió, el Rock Progresivo quedó relegado a un grupo de fanáticos muy acérrimos. Es por eso que Steve Hackett –que sacó del setlist sus temas solistas- volvió a la Argentina con una gran cucharada de nostalgia con sabor a los años dorados.

Es interesante el doblete que Hackett elige para abrir su show: “Dance on a Volcano” y “Squonk”(en una versión muy potente), ambos del disco A Trick of the Tail (1976), el primero después que Peter Gabriel dejase el grupo. “A ver si ayudan a Nad a cantar en esta”, propone Steve antes de “Dancing With the Moonlit Knight ” con su característica intro a capella, para después mostrar toda su técnica en el solo de tapping (no vamos a entrar en la discusión de quién lo hizo primero, si él o Eddie Van Halen).

No sólo las luces, el set list, y la presencia de Hackett hacen de la velada algo especial. Para poder reflejar la magia y las rebuscadas melodías del viejo Genesis, hacen falta músicos de calidad, y ellos están ahí, en el Ópera. Nad Sylvan en voces, canta muy parecido a Peter Gabriel y logra una más que aceptable adaptación del carisma y la teatralidad que tenía Pedrito. Rob Townsend recrea los fraseos de guitarra al unísono con su saxo/flauta, los colchones de los teclados de Roger Rey dándole ese toque sinfónico, la versatilidad de Lee Pomeroy en el bajo/guitarra de 12 cuerdas, más el beat del animal de Gary O’Toole, dan una suma perfecta. Hasta invita a pensar ¿cómo sonaría Genesis versión 2015 con toda la tecnología de hoy?

La forma de tocar de Hackett es especial, no cae en el facilismo de lanzar escalas exuberantes, sino que con su viola logra “orquestar” los temas, jugando con la palanca, con los volúmenes y con esa exótica progresión de acordes a la hora de componer, tanto en forma eléctrica como acústica, como lo hace en “Horizons”. Peter Green y Ravel dicen presentes en su música.

A los más fanáticos les fue imposible controlar la euforia al estar frente de joyas progresivas como “The Return of the Giant Hogweed”, “The Musical Box” y los 23 minutos de “Supper’s Ready”. Ovación de pie al terminar cada tema. Hackett tuvo tiempo de destacar la obra de Astor Piazzolla antes de llegar a los bises con “Watcher of the Skies” y el glorioso medley con “Myopia/Los Endos/ Slogans/Los Endos Part II).

Después de la reunión de la banda por el documental de la BBC, "Genesis: Together and Apart" , y de los miles de rumores que hubo sobre un posible tour con la formación original, la propuesta de Steve Hackett es más que noble para saciar la melancolía de la música progresiva que se niega a desaparecer…

 

 

 

TODAS LAS FOTOS