Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Lollapalooza

Lollapalucinante

Cronista: Fernando Villarroel | Fotos: Alan Guex

21 de Marzo, 2015

Lollapalucinante

Robert Plant, Jack White, The Kooks y Foster the People, fueron los responsables de llenar de música la primera noche del Lollapalooza.

Fin de semana largo en Buenos Aires, pero ¿quién dijo que el rock se toma descanso? El Lollapalooza, uno de los festivales de música más grandes del mundo, hizo escala en Argentina y cumplió, con creces, las expectativas de los fanáticos que se dieron cita en el Hipódromo de San Isidro.

Robert Plant y Jack White fueron dos de las grandes estrellas que formaron parte del line-up del sábado y que pusieron la piel de gallina a más de uno. La increíble voz de Led Zeppelin, se presentó con su actual banda los Sensational Space Shifters y la rompió toda. Demostró que viejos sólo son los trapos, y sacó a relucir toda su magia y talento como frontman. “Babe, I’m Gonna Leave You”, “Black Dog”, “Little Maggie” y “Rock and Roll”, reventaron los parlantes del Lolla e hicieron delirar a grandes y jóvenes por igual.

White no quiso ser menos que su colega, y brindó un magnífico espectáculo. Frénetico, verborrágico y con una visual del escenario ambientada en los años 60 y las pantallas gigantes transmitiendo su show en ‘blanco y negro’, fue el encargado de sacudir el polvo de la pista para caballos y llenar el aire de puro rockanroll. “Just One Drink” (de su disco solista Lazzaretto), “Hotel Yorba”, “We’re Going to be Friends”,  “I’m Slowly Turning Into You” y “Seven Nation Army” (de los Whites Stripes), fueron sólo un puñado de los hits que musicalizaron la velada.

Uno de los momentos fuertes de la noche se vivió cuando Plant subió al escenario para interpretar, junto al ex líder de los Stripes, “The Lemon Song” de Zeppelin ante los ojos de miles de fanáticos que estaban encantados con formar parte de ese momento y no dudaron en romperse las manos a la hora de terminar la canción.

Otro de los puntos altos de la jornada fue The Kooks, que demostró que el indie británico goza de muy buena salud. “Down”, “She Moves in Her Own Way”, “Junk of the Heart (Happy)” y “Naïve”, dijeron presente en el set list de los liderados por Luke Pritchard y enloquecieron a varios de los que estaban en el predio. Una verdadera presentación de lujo.

Una de las grandes sorpresas de la noche, estuvo a cargo de la gente de Foster the People. No porque su calidad musical estuviera en duda, sino porque asombró la sobrada categoría de Mark Foster para mantener al público al palo durante una hora y cuarto a pura música. Coming of Age”,  “Are you what you want to be?”, junto al exitoso  “Pumped up kicks”, conformaron parte del listado de temas que puso a rockear a todo el predio.

Sin embargo, no todo fue rock. También hubo espacio para disfrutar de hip-hop clásico: Cypress Hill dejó en claro que el género no pasó de moda y, que a pesar de los años, la movida continúa en ascenso. "I Wanna Get High", "Dr Greenthumb" y "Hits from the Bong", algunos de los momentos cumbre de su presentación. 

¿Feriado puente? Señoras y señores, las guitarras, los bajos y las baterías no se toman vacaciones, y luego de esta jornada alucinante, rebautizaron el festival. 

TODAS LAS FOTOS