Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Puñalada

Preciosas estocadas

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Jose Fuño

20 de Marzo, 2015

Preciosas estocadas

La Puñalada inauguró su 2015 con una actuación en Espacio Tucumán. El grupo presentó el video del tema “7 cuchillos” y repasó los temas de Imaginería, su último disco, en un show que contó con homenajes a Luis Alberto Spinetta y Charly García.

En la previa del concierto de La Puñalada en Espacio Tucumán, el primero del 2015, la banda prometía una noche intensa: a la presentación del video de la canción “7 cuchillos”, filmado en formato Súper 8, y al recorrido por su último trabajo discográfico, Imaginería, se le sumaban el repaso de temas de sus discos anteriores y el adelanto de aquellos por venir. En principio, debe decirse que el grupo cumplió, y con creces. Pero también dejó en claro a lo largo de una hora y media de show que se encuentra en un excelente momento, y que resulta muy difícil no dejarse llevar por el placer que proporciona su ecléctico y elaborado paisaje musical.

Tras la presentación oficial del nuevo video, que muestra a los músicos en un inquietante recorrido por diversos lugares de la ciudad de Buenos Aires, se inicia el show en vivo con “Nocturno”, una bella bossa nova cuyo in crescendo permite a los músicos calentar motores y al público deleitarse desde el comienzo con las sentidas ejecuciones de saxo de Miguel Lo Cane, cantante y fundador de La Puñalada. El grupo continúa con la sensibilidad de “Paga gustos los colores” y luego agita a los espectadores con la potencia de “Fábula”, un rock and roll que juega con distintos grados de intensidad y en el que se destacan los exquisitos solos de Julián Adan en guitarra.

La banda también adelanta lo que vendrá y presenta “Caderas”, un tema con aire de jazz que cuenta con un increíble solo de Gustavo Álvarez en batería, y “La rareza de los sueños”. El mismo Álvarez y el bajista Patricio Costas invitan al público a acompañarlos en la intensa y sinuosa base rítmica de carnaval brasileño en “El momento”, con la certeza de disfrutar de comienzo a fin, mientras Lo Cane se entrega a la fiesta en cuerpo y alma con su voz y su saxo.  

“Ahora vamos a tener dos invitados para hacer un blues desgarrador”. Con estas palabras Lo Cane introduce a Eduardo Speranda en teclados y Jorge Nicolás Costales en armónica para una extensa jam de blues lento en la que Costales le saca chispas a su instrumento y Julián Adan demuestra ser un meticuloso alumno de héroes de la guitarra como Eric Clapton y Stevie Ray Vaughan. El grupo decanta finalmente en “Fruta mordida” y se convierte en una big band que acompaña a Lo Cane en su viaje de Menorca a Barcelona. En “Al fin”, Florencia Prada Dugahon y Gabriela Matz ofrecen su voz, su encanto y sus movimientos al promediar la canción para acompañar a La Puñalada una hipnótica bossa nova que se acelera y desacelera con gracia y buen gusto.

En el tramo final del show, llega “Comprender o la ira”, perteneciente al primer disco de la banda, “El espectro del sex-appeal”. Pero como todo grupo que no olvida a sus referentes, los músicos convidan una bella versión de “Jardín de gente”, de Spinetta y los Socios del Desierto, y cierran el concierto con “Tu amor”, de Charly García y Pedro Aznar, perteneciente a su disco Tango 4. Lo Cane y sus compañeros se despiden del público entre aplausos, dando por descontado que el 2015 recién comienza y promete mucha más música y emoción de parte de La Puñalada.

En una entrevista con REVISTA EL BONDI publicada días atrás, el guitarrista Julián Adan sostenía que para La Puñalada “las cosas estaban cayendo en el lugar y el momento justos”. Su primer show del año fue precisamente la confirmación del gran momento que atraviesa el grupo, como continuidad de un 2014 intenso que afianzó los vínculos musicales y humanos entre sus cuatro miembros. Se trata de músicos curtidos por años de experiencia con otras bandas, con la sobrada destreza para abordar con frescura y madurez diversos estilos que van del jazz y el blues al funk y los ritmos latinos, que logran una química original sobre el escenario sin más elementos que la espontaneidad y el amor por lo que hacen. Quien tenga la oportunidad de adentrarse en el universo de un grupo que ante tanta fórmula probada se atreve a experimentar con un respeto reverencial por su trabajo y por la música, no querrá salir jamás de allí.   

TODAS LAS FOTOS