Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Lindsey Stirling

Una noche electro celta en el Opera

Cronista: | Fotos: Beto Landoni

16 de Abril, 2015

Una noche electro celta en el Opera

Lindsey Stirling se presentó ayer por primera vez en Argentina. En unTeatro Opera repleto, la violinista realizó una gran puesta en escena y cautivó con su música y su danza.

TXT: Juan Vieytes

En la oscuridad del teatro porteño se podía distinguir a la pequeña Lindsey Stirling con su pelo colorado, baja de estatura y con una calza con escamas plateadas y pollera de flecos. Ella, sobre el medio del escenario con una tarima que centraba su imagen hacia el público. A suderecha, el baterista; y a su izquierda, el tecladista, conformando el trío de electrónica dance celta. Y sin saludar, abrieron el show con “Beyond the Veil”.

Pequeña pero con coraje. En todo momento, Lindsey fue la dueña del escenario. Desplegó toda su música con gran virtuosismo técnico mientras bailaba al ritmo que marcaba la batería y guió sus movimientos por las armonías de los teclados y su violín. El público respondía asombrado, aplaudiendo de pie cuando lo creía conveniente, sin esperar a que terminen las canciones.

Su saludo se hizo esperar, pero una vez que lo hizo, fue una maquina de expresarle al público todo lo que le generaba la música y lo que significó para ella esta presentación en Argentina. “Estoy contenta de estar acá tocando, y debo decirles que me parecía curioso venir a la Argentina, porque los fans con los que más interactúo son argentinos y me encantaba la idea de verlos como público”, confesó la cantante, bastante agitada.

El recital siguió con “Shadows”, “Senbo” y su versión de “Zelda” que en redes sociales fue muy pedida por sus fans al punto que ella les concedió el deseo de hacerla. El show se paró a la mitad y mientras Stirling se cambiaba de ropa, pasaron un video con su recorrido en la música desde pequeña hasta la actualidad.

Previo a cerrar el show, Lindsey le habló al público de una manera muy sincera y abierta e hizo referencia a lo que le costó instalar su estilo: “muchos productores me dijeron que el mundo y su actualidad no estaban preparados para lo que yo les proponía, sin embargo luché y se me abrieron canales para difundir lo mío”. Y se refirió a la confianza y su importancia: “hay que insistir sobre lo que a uno le gusta y sólo con seguridad y confianza se dan los deseos de uno”. La estadounidense cerró el concierto con “Master of Tides”, “Crystalize” y su gran éxito, “Shatter Me”.

Al margen de lo que marca la industra, y amparada por las dulces melodías de su violín y un despliegue escénico impactante, Lindsey Stirling agotó dos funciones en el Teatro Ópera.  

TODAS LAS FOTOS