Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Indios

El baile de La Trastienda

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Beto Landoni

30 de Abril, 2015

El baile de La Trastienda

Indios trajo su pop rock de Rosario a Buenos Aires y dio un show caliente ante un boliche colmado de público adolescente. 
 

TxT: Juani Lo Re

Adrián Dárgelos dijo alguna vez que Indios era “lo nuevo” dentro de la música nacional y lo mejor para ver dentro de la escena del under local. Y precisamente puede advertirse en la música del sexteto rosarino algo de Babasónicos, mezclado con los ingleses The Kooks. 

Indios ya se había encontrado con el público porteño el año pasado, en el Movistar Free Music en homenaje a Charly García. Pero esta vez fue diferente, en solitario y en un escenario clásico, donde tocó casi en su totalidad su único disco editado, “Indios” – ganador del Premio Gardel 2014 al Mejor Álbum Nuevo Pop -, en un show íntimo y con mucho baile.

A las 20.40 hizo su presentación el grupo invitado, YA!. La banda fue fundada por el ex guitarrista de Ciro y Los Persas Juanjo Gáspari, y tiene a Nahuel Maeso en guitarra, Bernardo Criscuolo en bajo, Lucas Fiorentino en batería y Matías Pantalone en teclados.

Con una propuesta de rock puro y riffs duros, calentaron el escenario con un set de canciones como “Frenético”, “No estamos en el aire”, “Velocidad”, una versión bien rocker de “El pájaro vio el cielo y se voló”, de Los Auténticos Decadentes”, para cerrar con “Tengo Miedo” y “Alguien”. Prueba pasada con creces y aplausos bien ganados.

Para ese entonces, La Trastienda ya estaba llena de público (muy) joven, y en su mayoría femenino. Si alguno superaba los 30 o 40 años, era para llevar a su hija al concierto de su banda favorita. A las 21.30 se apagaron las luces y los rosarinos salieron a escena con “Tu Geografía”, “Adolescente” y “Laberinto”. Entre el público no había saltitos ni pogo, sino muchas parejas bailando o, en alguna canción más romántica, apretando.

Unas pocas luces y una pantalla de led acompañaban a la banda formada por Joaquín Vítola en voz, Patricio Sánchez Almeyra y Nicolás de Sanctis en guitarras, Guillermo Montironi en bajo, Agustín Majdalani en sintetizador y teclados, y Mauricio Cedaro en batería. El recital siguió con “Vení” y “Amor de Primavera”. Las chicas gritaban desaforadamente ante cada mirada cómplice o movimiento magnético que Joaquín les dedicaba. 

“¿Quieren bailar un rato?”, propuso el frontman, y “Casi Desangelados” hizo mover los pies de todos los que asistieron al recinto de San Telmo. “Desperté” contó con un pedacito de “Happiness is a warm gun”, de The Beatles, y el guitarrista Patricio Sánchez estuvo a cargo de “Fumar”, una canción nueva. Pasaban las canciones y los movimientos de Vítola remitían a una mezcla de Dárgelos con Jarvis Cocker, y su look vintage se asemejaba al del cantante de Stillwater, aquella banda de la película "Casi Famosos".

Joaquín cantó “Chicos” entre la gente, con cientos de brazos alrededor tratando de abrazarlo. “Ya Pasó” y “Rock” no hicieron más que seguir provocando el griterío de las chicas del lugar, mientras que Patricio Sánchez volvió a tomar protagonismo y se encargó de cantar dos canciones nuevas, “Saluda” y la psicodélica “Difícil no pensar”. El final fue a pura danza con “Lago”, “Desvelo” y “Jullie”.

Indios está en esa fina línea que separa el under del mainstream y ellos mismos admitieron que en Buenos Aires están “arrancando desde cero”. Si siguen con esa propuesta tan interesante y original como la que hicieron en La Trastienda, pronto los estaremos escuchando en más canales masivos de difusión.

TODAS LAS FOTOS