Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Monsters Of Rock

Es un monstruo grande

Cronista: Fernando Villarroel | Fotos: Gentileza prensa

02 de Mayo, 2015

Es un monstruo grande

El Monsters Of Rock pisó fuerte y más de 35.000 personas disfrutaron de Ozzy Osbourne, Judas Priest y Motorhead, entre otros.

Fotos: Jorx Martínez

Ozzy Osbourne salió a escena e hizo estremecer a una multitud rabiosa que ansiaba su presencia en la Ciudad del Rock. "El Príncipe de las Tinieblas" se mostró más eufórico que nunca y ante una hermosa luna llena, decidió ladrarle con pura pasión; “Bark at the moon” fue el track con el abrió su repertorio, ante los miles de fanáticos que lo contemplaron extasiados.

“Mr Crowley” fue el segundo tema de la lista. Un muchacho no pudo contener su emoción y subió a abrazar a Oz en plena interpretación; los muchachos de seguridad se lo llevaron rápido y con mala manera, con la intención de que nadie más lo intente imitar. Fue ahí cuando el legendario líder de Black Sabath, contagiado por la euforia de su público, tomó una manguera de bomberos y comenzó a rociar con espuma a todos los fotógrafos que estaban en primera fila.

La Ciudad del Rock reventó por los aires y ni el frío, ni nadie, pudo detener la pasión que llevan jóvenes y adultos por este monstruo del heavy. “Fairies Wear Boots” de Black Sabbath. y “I don’t want to change the world” formaron parte del nutrido setlist que culminó con el clásico “Paranoid”. Los músicos que acompañaron al hombre de Birmingham también merecen una mención especial, puesto que mostraron una potencia y una destreza pocas veces vistas.

Otro de los platos fuertes de la noche fue la presentación de Judas Priest. La banda liderada por Rob Halford batió todos los pronósticos y demostró que aún le queda un largo camino por recorrer; “Dragonaut” fue su caballito de batalla para la apertura y a partir de allí no cesaron en ningún momento la intensidad del show.  

“Breaking the Law”, “Metal Gods” y “Hell bent for leather”, fueron algunos de los hits que sonaron en la velada y que enloquecieron a todos los fanáticos. Halford, respetando los códigos de una auténtica estrella de rock, realizó más de un cambio de vestuario y se animó a montar una vez más la moto chopera generando una excitación entre la multitud. “Judas, Judas”, gritaba la masa en clave futbolera, intentando regalarle a los británicos la sensación de sentirse como en casa.

Lemmy Kilmister, el líder de Motorhead, también tuvo su momento destacado frente al público local. En una presentación cargada de dudas por el estado de salud de uno de los hombres más emblemáticos del heavy metal mundial, la banda inglesa entregó un show a pedido de sus fanáticos. “Do You Believe” y “Lost Women Blues”, fueron dos de las sorpresas que se mezclaron entre sus clásicos y que hicieron de las delicias de la jornada, que seguramente no contó con la mejor versión de Kilmister pero que deja la satisfacción de haber visto y gozado de una leyenda musical viva.

Imposible dejar de mencionar a los muchachos argentinos presentes en esta edición del festival. A la par de los consagrados Malón y Carajo, se sumaron los poderosos Plan 4. Knario Compiano y sus muchachos, no sólo no defraudaron sino que además demostraron toda su capacidad y virtuosismo para poder integrar los line-up de los festivales de música más importantes de nuestro país. Con mucho sacrificio y talento, estos muchachos que pretenden ganarse un lugar en la escena, dieron un paso más en su ansiado camino a la gloria.

El metal tuvo su fiesta y lo hizo a lo grande. El Monsters Of Rock pasó por nuestro país y su presencia dejó bien en claro, cual es el tamaño de nuestra pasión por estos gigantes de la música.

TODAS LAS FOTOS