Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Condena de Cain

La identidad del nuevo fuego

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Alan Guex

01 de Mayo, 2015

La identidad del nuevo fuego

La Condena de Caín se presentó en Niceto Club y festejó el día del trabajador con un show prolijo, cargado de energía y sellando identidad.

"Cuidado, acá hay hombres trabajando”. 

Ser músico quizás sea uno de los trabajos más preciados, de los más valorados en silencio y soledad, en compañía y con ovación. Que levante la mano aquella persona a la que alguna canción no le haya pegado, esa que no nunca haya vivido la experiencia de sentirse la piel con un acorde. Probablemente sea imposible, probablemente sea un robot. 

Cuando eso ocurre, cuando el músico traspasa la racionalidad del otro y genera disfrute y emoción la recompensa seguramente sea mayor. Pero nada es gratis, el talento en vivo se potencia laburando en uno y otro show sólo con perseverancia, sensibilidad y originalidad. Así trabaja La Condena de Caín, de esa manera lo demuestra en las últimas horas del 1° de mayo. Toda una oda al trabajador.

La 5ta del Lobo abrió la noche en Niceto Club tocando algunos temas de Desatavoces, su primer disco, y adelantando con ”En blanco” algo de lo que será su próximo trabajo. Esos minutos en los que tocaron, mientras el boliche se iba llenando, fueron también la despedida por un rato de los escenarios hasta terminar de grabar el nuevo material, con el que van a volver al ruedo en la segunda mitad del año. 

Pasadas las 22, Martín “Sawa” Mielnik (Voz), Matías Westerkamp (Guitarra), Marcelo Di Giovanni (Bajo), Daniel Jinkis (Batería), Hector Cantín (Teclados, Saxo Tenor y Barítono) entran bombardeando de energía al público con “Vuelo”, “Hermosa soledad” y “Rufian entre otros tantos”. El desorden entre la gente es inmediato, la banda libera fuego por doquier, da calor en forma de rock en cada instante: la concentración casi invisibilizada por la adrenalina del momento es unánime en los integrantes de La Condena de Caín.

Desde que se abrió el telón, Sawa recorrió cada centímetro del escenario bailando, posando mirando las luces, a algún fan o al público en su totalidad. Es una sobredosis de actitud. Decir que es un gran frontman le queda perfecto. Imposible dejar de lado su voz grave y limpia que no sólo potencia ese protagonismo, sino que también realza la originalidad de la banda, algo más que destacable en la actualidad del rock nacional.

Cuando “No hay dolor” transmuta en chacarera la euforia baja y el clima se mantiene con “Un común más”, pero al rato entra Tomi Brugués, guitarrista de Convido, junto a otro amigo más de la banda para convertir a “Dios seguridad” en una conjunción deliciosa de cuerdas y hacer vibrar a toda la gente. Sawa no se excede hablando pero sí se toma unos minutos para desearle al público un feliz día del trabajador, agradecer a La 5ta del Lobo por acompañarlos durante esa noche y anunciar algunas fechas de bandas amigas.

El vaivén de diferentes estados musicales que existe en “Hombres de ciencia ficción”, primero acústico y luego más aguerrido, es un pequeño resumen de los picos que construye el orden de los temas elegidos para esta noche. No hay quitud, en un riff puede temblar todo y a los dos minutos un punteo cautiva la atención del público dejándolo casi en silencio.

El final queda a cargo “Libertad”, “Nuevo fuego” y “Vendaval”, esos temas por los que la banda se hizo más conocida, en los que todos agitan y corean con la energía justa para despedirse de una gran noche en la que el trabajo es vocación, en la que la el trabajo hecho música es valorado por cada oído ahí presente y no hay excusa para tocar más que el gusto de pasar otra vez por la experiencia del vivo.

Un sonido limpio, con potencia y originalidad es una virtud. Mostrar eso en cada show y buscar un continuo crecimiento queda en la dedicación, el tiempo y la fe de cada banda. La Condena de Caín es un claro ejemplo de ese estilo de trabajo y la esperanza concreta de que todavía pueden existir bandas no tan enviciadas de otras, interesadas en gestar un nuevo fuego y desarrollar su propia identidad sin temor.

 

TODAS LAS FOTOS