Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ella es tan Cargosa

Cultura de Barrio

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Beto Landoni

15 de Mayo, 2015

Cultura de Barrio

Ella Es Tan Cargosa desplegó sus melodías por San Telmo, en una Trastienda llena que disfrutó de canciones cargadas de experiencia y bohemia.

Poco antes de las 21:30, el bar de San Telmo se iba cubriendo de un público bien variado y, sobre todo, de diversas edades. Desde grupos de amigas y parejitas que pisaban los 30, hasta rockers de mechas largas y amigos que llevaban a sus hermanos más chicos para que disfruten a la banda surgida en el Oeste del Gran Buenos Aires.

Cuando todavía todos se estaban acomodando, y algunos seguían haciendo la cola para comprar una cerveza helada (la noche húmeda porteña se prestaba), sin apagar las luces y de forma sorpresiva, Ella Es Tan Cargosa salió con todo al ritmo de “La banda de sonido de tu vida”, mientras la gente corría para tirar globos de forma festiva. Siguieron con “Una noche de aquellas” (con una guitarra al frente envidiable) y “Mis últimos cartuchos”, acompañadas por unas palmas constantes del público.

“Cuando hicimos esta canción, entendí que estábamos haciendo cosas en serio”, confesó Rodrigo Manigot, frontman de la Cargosa bajo su campera de cuero negra, antes de entonar la preciosa “Enero”, de su disco debut homónimo, del 2007. Los sentimientos y las historias de amor se notan a flor de piel en ese Rock Canción que proponen los oriundos de Castelar. Por eso, temas como “Pueblo fantasma”, de último disco Polos (2014) y “Autorretrato”, de su antecesor, 11 (2011), son cantadas con total euforia por sus fanaticos (sobre todo, por ellas), alentando y sintiendo cada estrofa que canta Mariano Manigot, guitarra y segunda voz de la banda.

Si alguien tenía dudas que la pasión no tiene nada que ver con la ternura, sólo bastaba ver a la pequeña nena que en alzas de algún familiar, cantaba, bailaba y movía los brazos al compás de “Llueve”, la historia de amor vespertina más explosiva, acompañada por el fenómeno climático justo. Esa pasión tuvo su climax cuando la gente terminó la canción cantando a capella. Sin dudas, este es el himno cargoso.

“Un feriado que me inventé en la agenda de mi piel”, bajaba del escenario mientras “Sol”, de su segundo disco Botella al Mar (2009), decía presente en La Trastienda. La lista seguía, y canciones como “El Escorpión”, “Carmen” y “A redondel”, hacían un repaso por toda su discografía.

Mientras hacían notar su felicidad por todo lo que lograron como banda, no tardaron en contar que se viene un festejo grande por los 15 años de vida, así que por esa razón siguieron su fiesta haciendo un cover de los cuatros fabulosos de Liverpool, “A trasluz” y “Ni siquiera entre tus brazos”, este último, primer hit del grupo que no paraba de sonar hace casi una década atrás.

“Así: ¡Sin Bis y de una! ¡Hay que respetar a la banda que viene después!”, les dijo a sus seguidores Rodrigo Manigot para despedirse con el súper cantado “Pretensiones”, “Chica de los ojos amarillos” y “Botella al Mar”, éste último con un solo impecable, y junto a unos teclados y una batería que supieron acompañar, le dieron un marco sonoro sensacional al final de la noche.

Ella Es Tan Cargosa tiene algo que resalta constantemente: bohemia. A la banda le sobra calle, experiencia y está llena de historias de vida. Todo eso, lo fusiona con canciones y melodías pegadizas, que lo llevan a más de uno a sentirse identificado. Un show súper recomendable para aquellos amantes de la (verdadera) cultura de barrio. 

TODAS LAS FOTOS