Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Utopians

Vivan las utopías

Cronista: Fernando Villarroel | Fotos: Barbara Sardi

15 de Mayo, 2015

Vivan las utopías

Con una presentación consagratoria, los Utopians dejar ser promesa para convertirse en realidad y futuro de la escena local.

Los Utopians llegaron al Vorterix con la excusa de presentar su último trabajo discográfico y festejar su constante ascenso, el cual sólo parece tener como límite sus propias pretensiones. El teatro espera con ansias la salida de una banda que, desde hace tiempo, ha dejado de ser promesa para pasar a convertirse en una realidad. Los rostros expectantes y los comentarios positivos sobre Vándalo (su más reciente placa), se multiplican entre el público y logran copar todo el recinto. Las luces se apagan y la dulce espera dice basta: “Como Perder” vuela por los cielos el techo del lugar.

La elección del primer track resulta más que afortunada para hacerse una pregunta: ¿Cómo van a perder estos pibes, si tienen la energía y ferocidad de mil guerreros griegos? Barbi Recanati es la voz que comanda la legión y se la ve feliz, casi incrédula, por lo que está presenciando. “Trastornados” es el segundo tema de la noche y algunos problemas técnicos amenazan con la calidad musical, sin embargo Gus Fiocchi y su guitarra le hacen frente a todo y a todos, y se sobreponen exitosamente al percance.

En la noche se respira rock. Los presentes miran al escenario y, disfrutan cómplices junto a los músicos, la ejecución de cada pieza. “Muertos vivos”, “Algo mejor” y “Nunca es hoy”, son algunas de las canciones que integran el setlist de la velada. Mario Romero interpreta con su bajo las diferentes notas y lo hace con una precisión, casi, quirúrgica; para no ser menos, Larry golpea en la batería con una intensidad envidiable y marca los tiempos como si fuera un auténtico reloj. La banda suena increíble y deja en claro que tiene el nivel de maduración justo para batallar y conquistar los diferentes territorios que se planteen como objetivos.

Recanati ríe, baila y salta junto a sus compañeros. A pesar de mostrarse como una colosa frente al público, no teme desnudar su alma y compartir con todos el estado de gracia en el que se encuentran ella y sus amigos.

Los juegos de luces y la espectacularidad en la interpretación de cada canción logran que la intensidad continúe en ascenso constante. Sobre el final, un cover de Motorhead (“Ace of Spades”) aparece como un perfecto intruso para coronar una ambiciosa presentación; las pulsaciones van a millones por segundo y la frontwomen decide sacarse las ganas e improvisar un mosh con sus seguidores.

Las canciones se detienen, el telón comienza a bajarse, los brazos se alzan y los aplausos estallan a rabiar; el agradecimiento es recíproco, porque juntos lograron regalarse una noche que quedará grabada a fuego en sus inconscientes. 

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”, dijo alguna vez el gran Eduardo Galeano y los Utopians logran, con esta presentación, demostrar que hay un hermoso futuro en el rock nacional.

TODAS LAS FOTOS