Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Marilina Bertoldi

La presencia de los que se quedaron

Cronista: Lucas González | Fotos: Beto Landoni

18 de Julio, 2015

La presencia de los que se quedaron

Marilina Bertoldi sigue promocionando su carrera solista y en la madrugada del sábado llegó a La Trastienda junto a sus músicos y un puñado de canciones.

El lugar no exhibió el cartel de agotado, sin embargo, se lo notó lleno. A priori, las mesas distribuidas a lo largo y ancho del “campo” llamaron la atención, mucho más si se tienen en cuenta los antecedentes de quién se trataba y de dónde previene. Y es cierto que la invitación al espectáculo hacía presuponer otra cosa, diferente, menos medida: "Marilina Bertoldi se presenta con su set eléctrico en La Trastienda". No obstante, sí hubo agite, pero del emocional más que del físico, ese que te deja una marca invisible y no en la piel.

El show comenzó cuando daban las 00 del sábado. Bertoldi, la ex Connor Questa, se mostró sola con su guitarra, firme, segura de sí misma. A su lado, la bajista Diana Azar, recientemente incorporada. Ambas iniciaron la noche interpretando "En mi", canción que abre La Presencia En Las Personas Que Se Van, editado por la cantante a fines del 2014. Durante varios minutos la parsimonia se apoderó del público. Luego, con el guitarrista Luciano Farelli y el baterista Eduardo Giardina en el escenario, llegó uno de los pocos momentos de quiebre al interpretar la enérgica “Ladran”, demostrando que el rock le sienta muy bien.

Esta fecha marca un antes y un después”, señaló la vocalista después de haber hecho “Poción” y “A mi muerte”, dos baladas que incrementaron su intensidad sobre los últimos segundos, demostrando la buena vibra que hay entre el cuarteto. “Presagio”, de El Peso del Aire Suspirado (2012), con un impecable solo de guitarra de Bertoldi, fue dedicada a su abuela, quien cumplía años.   

Atravesada la mitad del concierto, Marilina captó todos los focos, ya que en soledad y junto a su TC-Helicon VoiceLive Touch 2 (o “loopera”) cantó “Separar” y “Feeling Good” (canción que hizo conocida Nina Simone). Esta última, inevitablemente, recodó a la época en la que ella hacía “Respect”, de Aretha Franklin. Lo siguiente fue una una versión de "Teardrop", de Massive Attack y a continuación, se sumó la visita de Guillermo Porro, quien ocupó el lugar de Farelli en guitarra, para realizar “Malabares”. En sintonía con el espíritu de la jornada, la despedida fue al ritmo de “Entendí”, y la jornada terminó de la misma manera de la que había empezado: en paz.

Marilina Bertoldi dio un show ameno, guiado por un invisible hilo conductor. Con un set corto, tanto en canciones (catorce en total) como en horario (una hora y un par de minutos), a Marilina se la vio suelta y feliz por hacer lo que hace, acompañada del disfrute de su público. 

TODAS LAS FOTOS