Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Robben Ford

Siguiendo el legado

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Barbara Sardi

20 de Agosto, 2015

Siguiendo el legado

El guitarrista estadounidense volvió a la Argentina para presentar su disco “Into the Sun”, dando una muestra más de la fineza que tiene con las seis cuerdas.

El árbol del blues sigue marchitando sus hojas y la última en abandonar la copa fue la de B.B. King, con su doloroso adiós en mayo pasado. Por suerte, sigue habiendo artistas como Robben Ford, que continúan transmitiendo la savia y el sentimiento de las raíces que se generaron en el Río Mississippi.

Pero encasillar a Ford dentro de un solo género, en este caso el blues, no sería justo. Su versatilidad musical y sus innumerables colaboraciones, que con el tiempo se transformaron en influencias y se sumaron a su estilo, exponen la injusticia: Kiss (rock), George HarrisonBob DylanJoni Mitchell (folk – canción), los YellowJackets (fusión) y Miles Davis y Dizzy Gillespie (jazz), solo por nombrar algunos del interminable currículum.

Con la presencia de grandes músicos como Javier Martínez (Manal) y Rodolfo García (Almendra) entre el público de Vorterix, Robben sale al escenario en forma de trío y apostando fuerte con Brian Allen en bajo y Wes Little en batería, sabiendo que ese formato te obliga a pelar, porque justamente, no hay donde esconderse. Y ahí es donde resaltan los más de cuarenta años de Ford como músico, mostrando mientras toca “Howlin’ at the Moon” cuán compleja puede llegar a ser la simplicidad para algunos.

Durante el sonámbulo blues “Midnight Comes Too Soon”, el amplificador de Robben lo deja a gamba, y él lo mira de reojo, como diciendo: “¿Qué me hacés compañero? ¿Justo ahora, después de tantas batallas?”. Cuando la electricidad vuelve a fluir a 220 por las válvulas de su ampli, retoma justo en el lick donde se quedó y desata la ovación.

La dicotomía que se le presenta al californiano a la hora de hacer sonar su SG o su Telecaster es por decirlo así, hermosa. Si bien es considerado un Guitar Hero, su feeling a la hora de elegir los acordes y de crear melodías contradice un poco esa condición, sin poner en duda un segundo su exquisita técnica. Por eso puede sonar rutero en “Same Train”, alegre en “Rainbow Cover” y hasta hundirse en un slow blues junto con su aguda voz, que congenia perfectamente, aunque no sea el típico vozarrón negro.

Obviamente Robben dedica parte de su show para tributar a los más grandes. Primero a Freddie King con "Cannonball Shuffle" y después B.B. King con la canción que lleva el nombre de la ciudad donde creció B.B., “Indianola”. Larga vida a los reyes.

En su regreso a Argentina, Robben Ford dejó claro por qué es considerado uno de los 100 mejores guitarristas de la historia, por qué compartió la vida musical con tantos genios, y por qué es dueño un estilo único a la hora de tocar.

TODAS LAS FOTOS