Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Andy Bell

Ataque noventoso

Cronista: Lucía Fernández | Fotos: Anabella Reggiani

23 de Agosto, 2015

Ataque noventoso

Andy Bell repasó su carrera en el Teatro Vorterix acompañado por un set de músicos y dos bailarinas. Lejos de su compadre Vince Clarke, con quien hace treinta años forma Erasure, hizo bailar al público con los esperados temas del dúo británico e interpretó muy poco su trabajo solista.

El extrovertido Andy Bell logró recrear un atmósfera única en la que predominaron el pop y el new wave electrónico, pero sobre todo el talento. Con una apertura bastante enérgica con ‘‘Oh L‘Amour‘‘ y ‘‘Drama!‘‘, ambas de Erasure, el británico llenó la noche del domingo con aquellos hits que se bailaban durante los 80 y los 90.

‘‘Electric Blue‘‘, tema que da nombre a su primer material solista editado en el año 2005, y ‘‘Debbie Harry Drag Queen‘‘ de ‘‘Non- Stop‘‘, disco que Andy decidió lanzar con el seudónimo "Mimó" como estrategia de marketing y también para evitar prejuicios, fueron los únicos que interpretó de su proyecto en solitario.

El frontman demostró la complicidad con el público que no sólo colmó Vorterix para dar el presente, sino también para bailar con los brazos en alto y marcar el ritmo con el vaivén de sus cuerpos.

Acompañado por Corey Hewitt en batería y Ryan Nash en teclados y sintetizadores, Andy repasó grandes hits de Erasure como ‘‘I Love to Hate You‘‘, ‘‘Always‘‘ y ‘‘Stop‘‘, pero además retomó el presente del dúo con ‘‘Sacred‘‘ y ‘‘Dead of Night‘‘, ambas incluidas en el decimosexto disco, The Violet Flame, del 2014.

En medio de este paseo por los últimos treinta años, el carismático músico se dio el lujo de interpretar "Love of my life", de Queen, una excelente versión en la que también supo lucirse Ryan Nash.

El fin de este viaje en el tiempo llegó con‘‘Aftermath (Here We Go)‘‘, un sencillo lanzado en 2014 en colaboración con el DJ y productor estadounidense Dave Audé, y con la infaltable ‘‘A Little respect‘‘, considerada la canción más conocida y difundida del grupo, adoptada por la comunidad gay como un himno.

Con un amplio recorrido por la música de Erasure y un pequeño paseo por su etapa solista, Andy Bell logró cargarse treinta años de trayectoria en un concierto lleno de hits.

TODAS LAS FOTOS