Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Tamesis

Viaje eterno y sideral

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Jose Fuño

28 de Agosto, 2015

Viaje eterno y sideral

Tamesis presentó en el Teatro Vorterix "Contra la corriente", su tercer trabajo discográfico, ante un público numeroso y entusiasta. Con veinte canciones en dos horas, la banda brindó un show de alto vuelo, cargado de energía y virtuosismo.

Basta observar por unos breves momentos los rostros y los gestos del público que no pierde detalle alguno de lo que ocurre arriba del escenario para saber que Tamesis lo ha logrado: subir a los espectadores a un viaje en el que las melodías y los sonidos se apoderan del lugar, invitando a recorrer sucesivamente  diversos y cálidos paisajes musicales en los que el grupo demuestra estar por demás curtido.

Tamesis se lanza en pleno a la presentación de su última placa, Contra la corriente, y así desfilan en el inicio del show “Me siento perdido”, con el cantante Guido Venegoni agitando las aguas y “El karma de la serpiente”, un blues pesado y machacante. Con “La fuerza” llega uno de los primeros puntos altos del concierto, con el grupo en plan de big band por la intervención de los instrumentos de viento y los coros femeninos, entre los que se cuelan los inspirados solos de Julio Fabiani, cuyas brillantes ejecuciones de guitarra slide se convierten en uno de los puntales del sonido que caracteriza a Tamesis.

El escenario se tiñe de azul para “Aprendiste a volar”, perteneciente al disco homónimo del 2011, en el que a los contrapuntos vocales entre Venegoni y las coristas Florencia Andrada y Micaela Gaudino se suma el bello intercambio entre las guitarras de Fabiani y Brian Figueroa. A partir de una determinada estructura musical, Tamesis se permite la zapada sobre el escenario, un verdadero deleite en el cual los músicos parecen impulsarse mutuamente hacia el despliegue de todo su talento.

Tamesis, versátil y arriesgado, baja los decibeles para entrar en el plan acústico de “Mensaje de amor”, con Fabiani en la ejecución de banjo, y “Desperté”, una hermosa canción de tono épico en la que el grupo vuelve a transformarse nuevamente en una aceitada orquesta de blues, conducida en esta ocasión por el tecladista Diego Gerez.

Otro punto sobresaliente de la noche llega con la balada de aires floydianos “Tu lugar, mi lugar”, con Nicolás Bereciartúa como invitado y un soberbio aporte de guitarra slide, mientras Venegoni despliega todo su talento para darle voz a una sentida letra existencialista de búsquedas y encuentros.

A partir de allí, Tamesis levanta la temperatura de Vorterix a fuerza de rock, blues y funk. Como para dejar claro cuáles son sus influencias, el grupo interpreta una enorme versión de “Post Crucifixión”, de Pescado Rabioso, seguida de “Soy igual a vos”, “Mis cenizas” y “Consuelo para pocos”, con las precisas intervenciones de Mauro Chiappari en saxo y Yair Lerner en trompeta. El grupo cierra de esa manera un concierto inolvidable, un premio merecido a tanto trabajo, profesionalismo, perseverancia y talento musical.

 

En la presentación oficial de Contra la corriente, Tamesis demostró que los buenos vientos del rock y el blues soplan a su favor. Haciéndose cargo de sus diversas influencias, provenientes en su mayor parte del rock de los setenta, el grupo entregó en la noche del Teatro Vorterix una acabada demostración de toda la creatividad que puede aportar a través de sus composiciones para asegurarle larga vida al rock por estas tierras. Sobre la base del talento individual y la innegable química grupal entre sus miembros, Tamesis apuesta a un camino de permanente crecimiento y a la búsqueda de lo trascendente, experiencias que se dejan ver con claridad en la música y las letras de su tercer disco.

TODAS LAS FOTOS