Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Inmigrantes

Alianza rockera al sur del sur

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Barbara Sardi

19 de Septiembre, 2015

Alianza rockera al sur del sur

El grupo de rock brasileño Identidade se presentó por primera vez en Argentina, compartiendo escenario con Inmigrantes, la banda local comandada por los hermanos Pablo y Carlos Silberberg. En Moon Rock, ubicado en el barrio porteño de Recoleta, los grupos dieron el puntapié inicial del tour que los llevará por tierras brasileñas durante el mes de octubre, en una noche de camaradería y rock visceral.

Identidade e Inmigrantes se han convertido definitivamente en un eslabón más de la extensa cadena de amistad y contribuciones musicales que a lo largo del tiempo forjaron Argentina y Brasil, en este caso en el ámbito del rock. La noche del sábado en Moon Rock, un reducto pequeño con el sonido adecuado para apreciar de cerca la performance de las bandas, representa no sólo el bautismo de fuego para el grupo brasileño en tierras argentinas, sino también el comienzo oficial de la gira que llevará a ambos grupos a recorrer Brasil en las próximas semanas.

El quinteto oriundo de Río Grande do Sul, con más de diez años de carrera y cuatro discos editados, inicia su show con “Dance”, un funk perteneciente a su disco Jogo Sujo, en el que destaca el bajo de Saymond Roos, quien además será el encargado de dialogar con el público en un portuñol más que decente. Rápidamente se lanzan a interpretar “Mau humor dos diabos” y “Você me faz perder a cabecą”, en este último caso un rock and roll marca Chuck Berry, y emerge la figura del cantante Evandro Bitt con una pose, una actitud y una voz chillona que lo emparentan inconfundiblemente con el Mick Jagger del comienzo stone.

¿Qué despliega Identidade en la noche de Moon Rock? Un combo de riffs machacantes y poderosos en temas como “Lucy Jones” y “Năo para de dançar”, con un interesante entretejido de guitarras a cargo de Lucas Hanke y Erivelton S. Solano; la sólida base que conforman Roos y el baterista Julio Sasquatt, llevando al grupo a transitar con naturalidad estilos tan variados como el funk, el hard rock y hasta coqueteos con el punk, como en “Jogo Sujo”; y el magnetismo de Bitt, quien se luce en la balada country “Balada do Pistoleiro” y más tarde invita al escenario a Carlos Silberberg y a Pablo Silberberg para acompañar con sus voces al grupo en “Casa de Loucos”.

Llega el turno de Inmigrantes, y el grupo intercala los temas de su disco Turistas en el paraíso (2007) con las canciones de su último EP, Surplus. Se destacan la pesadez y los bellos pasajes instrumentales de “La farmacia”, y la intensidad y el efecto hipnótico que propone “La fábrica”. “La casa de María” permite disfrutar la delicada interpretación de guitarra slide de Pablo Silberberg, en el marco de un show relajado, que fluye sin que la que la banda cuente con una lista de temas preparada de antemano.

“Vamos a hacer un cover que hace mucho que no tocamos. Vamos a ver qué sale, ténganle fe. Recen por él”. Las palabras de Carlos Silberberg dan paso al baterista Javier Martínez y su ritmo en batería de 7x8 para “(En) El séptimo día”, de Soda Stereo, un tema interpretado con pasión y soltura por Inmigrantes. Tratándose de una banda poco afecta a los lugares comunes, no resulta extraño que dejen para el tramo final del show el estreno de una nueva canción, “Portugal”, dejando en claro que el proceso creativo no se detiene y que en el horizonte de Inmigrantes se divisan inevitablemente nuevos destinos musicales.

La noche de Moon Rock permitió disfrutar de dos bandas unidas por la amistad y el compromiso con sus respectivas propuestas musicales. Identidade, con un estilo visceral y descarnado que remite a bandas como The Rolling Stones, The Clash y AC/DC, e Inmigrantes, con su solidez y su acostumbrada sofisticación, ofrecieron shows en los que dejaron que sus canciones fueran las principales protagonistas, sin discursos ni artificios. La gira de ambos grupos continúa en Brasil, sin esperar, como en el fútbol, que haya un vencedor. Y si en todo caso hay que encontrarlo, indudablemente será la música.    

             

TODAS LAS FOTOS